Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 28 de octubre de 2020
  • Actualizado 05:47

VILLAFRANCA

Detectado un foco con 33 casos en la residencia de mayores de Villafranca

Cuatro personas van a ser trasladadas a un recurso intermedio y el resto de residentes permanecerán aislados en sus habituaciones tras la valoración de su situación por parte de la Unidad Sociosanitaria del centro de salud de la zona.

En los últimos días se está reforzando el trabajo con las residencias para mejorar las medidas preventivas y de salud laboral, desde la Unidad Sociosanitaria
En los últimos días se está reforzando el trabajo con las residencias para mejorar las medidas preventivas y de salud laboral, desde la Unidad Sociosanitaria
Detectado un foco con 33 casos en la residencia de mayores de Villafranca

33 personas de la residencia de mayores de Villafranca dieron positivo en la prueba de detección de COVID-19 practicada ayer. El pasado sábado ya se habían detectado dos positivos en residentes que presentaban sintomatología leve, que fueron trasladados al recurso intermedio de San Adrián. Realizado el cribado general en la tarde del lunes, se han detectado un total de 33 casos positivos de entre las 49 personas mayores que residen en el centro.

De todas ellas, 4 presentaban síntomas y 29 son, por el momento, asintomáticas.

De acuerdo con la dirección del centro, se ha decidido sectorizar el centro de tal manera que las personas que han dado positivo estarán en plantas diferentes a las personas que han dado negativo. Todas ellas, en cualquier caso, permanecerán aisladas en su habitación, bien por ser positivos o bien por considerarse contacto estrecho.

Además, a lo largo del día de ayer miércoles se han conocido los resultados de las pruebas practicadas a las y los 28 trabajadores del centro, de los que 13 han dado positivo. 

Cabe destacar que en la residencia de Villafranca se habían hecho ya hasta tres cribados al presentarse algún positivo aislado; de un trabajador, en un caso, y de una residente en otro, y no se había detectado ningún otro añadido. Se trata de una residencia que en la primera ola no tuvo casos de COVID-19.    

El Departamento de Derechos Sociales insiste en que “es fundamental que se extremen las medidas preventivas especialmente en zonas de Navarra con alta prevalencia del COVID-19, pues en cualquier momento puede entrar el virus en la residencia y provocar impactos tan importantes como el que estamos viendo en Villafranca”.

A la espera de los resultados de la pruebas en las y los trabajadores del centro residencial, que se conocerán a lo largo del día, se va a reforzar la plantilla con personal de enfermería y personal cuidador.

Incremento de casos en centros residenciales

En los últimos días se ha producido un incremento de casos activos en centros residenciales. Este lunes (previo al brote de Villafranca) en los centros residenciales de mayores había 76 casos activos (50 la pasada semana), de los que permanecen en residencias 15 pacientes sintomáticos y 12 asintomáticos. Otros 7 se encuentran ingresados en centros hospitalarios y 42 permanecen o han sido trasladados a los recursos intermedios de Pamplona / Iruña y San Adrián.

Por otra parte, se han producido ya 32 altas epidemiológicas sin necesidad de aislamiento posterior. En lo relativo a profesionales, son 48 los positivos sintomáticos y 19 los asintomáticos.

Así mismo, se han producido diez fallecimientos, nueve de ellos en centros hospitalarios y uno en la residencia, de personas procedentes de centros residenciales desde el pasado 1 de julio.

Respecto a los centros de personas con discapacidad, hay 15 casos activos (dos menos que la pasada semana), de los cuales 3 están hospitalizados, 2 son asintomáticos y permanecen en su centro y 10 más están en los recursos intermedios. Hasta el momento, se han producido ya 11 altas epidemiológicas. Desde el pasado 1 de julio se han producido dos fallecimientos en centros de discapacidad y/o enfermedad mental.

Refuerzo a las medidas preventivas

En los últimos días se está reforzando el trabajo con las residencias para mejorar las medidas preventivas y de salud laboral, desde la Unidad Sociosanitaria.

Cabe recordar que la auditoría externa realizada por Derechos Sociales recomienda “realizar un especial esfuerzo de prevención en  las zonas con mayor prevalencia del COVID-19 y que en la primera ola no tuvieron casos, lo que hace que no tenga ningún porcentaje o porcentajes mínimos de inmunidad de las personas residentes”.