Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 01:38

Cómo se celebrarán las bodas en la nueva normalidad

Mascarillas, geles hidroalcóholicos, aforo limitado... la pandemia ha cambiado casi todo, y las bodas no son una excepción.

Cómo se celebrarán las bodas en la nueva normalidad
Cómo se celebrarán las bodas en la nueva normalidad
Cómo se celebrarán las bodas en la nueva normalidad

El coronavirus tiene y tendrá consecuencias en todos los ámbitos de la vida, desde la economía a las relaciones sociales. En nuestro país, el mayor cambio ha sido el confinamiento que siguió al estado de alarma. Desde entonces salir, moverse, ir a trabajar o a hacer recados se convirtió en algo raro y en pocos casos permitido. Según avanzaban los días se sucedían las cancelaciones: cumpleaños, bautizos, espectáculos, festivales y por supuesto, bodas. Algunas personas la anularon, otras la aplazaron, y otras incluso hicieron algún tipo de ceremonia online de forma simbólica. Sea como sea, la nueva normalidad parece que está cada vez más cerca y con ella, la posibilidad de organizar celebraciones de este tipo. Si bien es verdad que el aforo es limitado y las distancias de seguridad recomendadas, organizar un boda a la que puedan asistir nuestros círculos más cercanos ya no parece imposible. Pero, ¿Cómo serán las bodas en la nueva normalidad? 

Antes de nada, cabe destacar un dato positivo: todo esto reducirá en algunos puntos el elevado coste de estas ceremonias, aunque también puede aumentarlo en otros (por ejemplo al tener que comprar gel, mascarillas o guantes). Es un hecho que las economías, a gran escala pero sobre todo domésticas, se han visto afectadas por la pandemia. Los ERTES, las pérdidas de empleo y la reducción de actividades han supuesto un descenso de los ingresos en la mayoría de los hogares. Pero existen préstamos para planificar bodas, como los que ofrece Creditea, adaptándose a las necesidades económicas de cada momento.

Una vez que comienza la organización de la boda, la primera de las condiciones parece obvia: tener un aforo reducido. Para que estar en casa durante dos meses haya valido de algo y se eviten los rebrotes en la medida de lo posible, es importante que no se produzcan grandes aglomeraciones o reuniones de gente. Si bien es verdad que mucha gente ya no hace bodas en las que invita a una lista interminable de personas, quienes pensasen hacerlo deben empezar a tachar nombres de la lista. 

La siguiente norma tampoco es sorprendente, ya que se trata de usar mascarillas y tener a mano geles hidroalcohólicos. Todo apunta a que las mascarillas se convertirán en el accesorio de moda de este verano, y las bodas no serán una excepción. En lugar de intentar hacerlas pasar desapercibidas es posible convertilas en protagonistas, decorándolas o regalándolas. Y es que una mascarilla de tela -que cumpla los requisitos sanitarios- puede ser un recuerdo de boda perfecto, además de ayudar al medioambiente al fomentar el uso de mascarillas reutilizables.