Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 28 de enero de 2020
  • Actualizado 05:10

VILLAFRANCA

"Nosotros nos casamos con Navarra”

La celebración de la fiesta de primer Día del Cardo de Navarra se llenó de emoción con el homenaje a Juan Orduña Jiménez, agricultor de Peralta que ha cultivado esta verdura durante 40 años.

Eduardo López, Juan Orduña y su familia, con la presidenta Chivite y el consejero de Cohesión Territorial Bernardo Ciriza
Eduardo López, Juan Orduña y su familia, con la presidenta Chivite y el consejero de Cohesión Territorial Bernardo Ciriza
"Nosotros nos casamos con Navarra”

El sector del cardo de Navarra se volcó ayer en el homenaje a Juan Orduña Jiménez, agricultor de Peralta, que durante 40 años ha sido proveedor de este producto para Gvtarra. 

Cerca de un centenar de personas acudieron a la nueva tienda que la marca tiene en sus instalaciones de Villafranca para celebrar el Día del Cardo de Navarra, una iniciativa que pretende reivindicar el valor de este producto y el trabajo de un sector que lleva la calidad de las verduras de Navarra por todos los rincones. 

A esta primera Fiesta del Cardo acudieron representantes de todo el sector: agricultores, asociaciones agrarias, representantes de los ayuntamientos de Villafranca, Cadreita y Milagro, representantes de Alinar y de INTIA, y también el Gobierno foral, representado por la presidenta María Chivite y Bernardo Ciriza, consejero de Cohesión Territorial.

Eduardo López, consejero delegado de Gvtarra, Juan Orduña y la presidenta de Navarra, María Chivite

Homenaje a Juan Orduña

El Día del Cardo de Navarra ha tenido como protagonistas a los agricultores, representados en la persona de Juan Orduña Jiménez, peraltés de 86 años que ha sido proveedor de cardo de Gvtarra durante cuatro décadas. Juan Orduña comenzó llevando sus productos a las fábricas de Azagra y Berbinzana en los años ochenta y cedió el testigo a su hijo Juan Antonio, que hoy es uno de los principales cultivadores de esta verdura en la comarca. Juan nació en Peralta, es viudo y tiene dos hijos, Juan Antonio y María del  Carmen, y cuatro nietos.

María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra, hizo entrega de una placa de homenaje a Juan Orduña. En las palabras que dirigió a los asistentes, la presidenta agradeció el esfuerzo del sector por impulsar un producto muy propio de Navarra que genera trabajo de calidad, empresas competitivas e investigación de calidad, y que ayuda a fortalecer la cohesión territorial de la Ribera. La presidenta dijo “sentirse orgullosa del sector agroalimentario”, que sin duda es uno de los pilares de la economía navarra.

Juan Antonio, hijo de Juan Orduña, agradeció emocionado en nombre de su padre el homenaje y tuvo palabras de cariño y admiración hacia el trabajo que ha desarrollado durante tantos años. 

La innovación, en el ADN

El acto lo abrió Eduardo López Milagro, consejero delegado de Gvtarra. López arrancó sus palabras explicando por qué Gvtarra “no es una casualidad”. La empresa sigue en la brecha porque durante más de cien años ha sabido hacer las cosas bien; porque ha sabido convertir la innovación y la calidad en sus señas de identidad. 

López Milagro recordó cómo, desde finales de la década de 1970, Gvtarra ha puesto en marcha ideas innovadoras que han sido determinantes para el crecimiento socioeconómico de la Ribera del Ebro. En este sentido, el consejero delegado reivindicó el papel de Gvtarra como la primera marca navarra que usó cristal en los envases y comercializó cardo a finales de la década de 1970; pero también como la primera que promovió un modelo de trabajo coordinado con los agricultores que desde entonces ha supuesto la creación de muchos puestos de trabajo tanto en el campo como en la industria, porque permitió desestacionalizar la producción de verduras y revolucionó la industria conservera.

Eduardo López prosiguió su intervención con palabras de reconocimiento y gratitud hacia aquellos que de una u otra manera han contribuido al éxito de Gvtarra. En este capítulo hizo especial mención al esfuerzo de la familia Sánchez, fundadora de la empresa hace más de cien años, que sigue al pie del cañón. También tuvo palabras de agradecimiento para la familia Orduña y para todos los agricultores dedicados al cardo que desde hace décadas trabajan como agroasociados de la marca (a los que nombró uno por uno). Finalmente, se dirigió a los profesionales de la casa de los que destacó su entrega y una actitud emprendedora y optimista que ha sido imprescindible para mantener la confianza de clientes y consumidores.

“Nosotros nos casamos con Navarra”

López prosiguió con una reflexión sobre la importancia que las verduras tienen para Navarra: no se pueden deslocalizar y, además, son el futuro de la alimentación de la Humanidad. Aseguró que Gvtarra trabaja para potenciar el sector navarro de las verduras, tratando de adaptar sus productos a las demandas de los consumidores y vinculando el origen de sus productos con la tierra a través de campañas de comunicación como la que ha estrenado este año con el eslogan ‘Gvtarra, Navarra, Verdurra, Cucharra’, una reivindicación apasionada de la tierra. 

Pero sobre todo, Gvtarra potencia el sector de las verduras porque el 80% de las materias primas que utiliza para elaborar sus productos proceden de cultivos que no distan más de 30 kilómetros de la planta de producción de la marca. Una realidad que López resumió en la frase: “Nosotros nos casamos con Navarra”.

El consejero delegado concluyó sus palabras pidiendo el compromiso de las administraciones para dar continuidad a esta iniciativa y así lograr que el cardo se convierta también en uno de los productos emblemáticos con los que los consumidores identifican Navarra.

El acto terminó con una degustación de pinchos de cardo y otras verduras, cocinados por el chef Javier Múgica y servidos por el bar Gorria de Villafranca.