Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 08:42

CASTEJÓN

Una bodega familiar que triunfa con su ‘Emergente’

Bodegas Marqués de Montecierzo ha recuperado la antigua Harinera de Castejón para darle un carácter especial durante sus visitas guiadas y sus catas de vino
Bodegas Marqués de Montecierzo ha recuperado la antigua Harinera de Castejón para darle un carácter especial durante sus visitas guiadas y sus catas de vino
Una bodega familiar que triunfa con su ‘Emergente’

Marqués de Montecierzo es una bodega familiar, una empresa pequeña y agricultora que elaboran los vinos de su propia finca y con ‘residuos cero’. “Hacemos una agricultura ecológica y es una de las particularidades que tenemos para diferenciarnos de la competencia”, explica Joaquín Lozano, responsable de la bodega.

Llevan desde hace 9 años con el cultivo ecológico y los resultados se están viendo recompensados ahora al lograr por segundo año consecutivo el mejor rosado de Navarra y el premio al mejor tinto de madera 2014. “Esto da mucha satisfacción por ver que estamos haciendo las cosas bien y vamos por el buen camino”, reconoce Lozano.

Además de estos dos vinos premiados, la bodega tiene otros 5 vinos tintos, blancos Chardonnay, moscatel y vermut bajo la marca ‘Emergente’.

Especial es también su vermut, ya que han sido pioneros en Navarra en la elaboración de este tipo de caldo. “Llevamos comercializándolo durante 5 años y hemos querido seguir la tradición de los vermut tradicionales”, dice Lozano. “Este vermut se mantiene durante 4 años en barrica y recupera la tradicional de los clásicos vermut de hace 4 y 5 décadas, con un amargo suave y agradable y poco grado alcohólico”, explica.

Visitas guiadas por la bodega

En Marqués de Montecierzo realizan visitas didácticas en la bodega.  Hacen mucho enoturismo en su edificio, un edificio de 1900 y que fue en su origen una importante harinera y después una cárcel durante la guerra civil. Además, está declarado como  patrimonio histórico. 

Han pasado ya 16 años desde que compraran el edificio y lo restauraran, aprovechando todos los materiales del edificio para hacer una restauración sostenible. En la actualidad cuentan con un museo, sótano con barricas y “al visitante se le hace un repaso histórico del edificio, explicamos los sistemas de elaboración, los crianzas y hacemos una cata de 4 ó 5 vinos diferentes. Es una visita muy amena para quien quiera sentir y palpar historia pura”, explica Lozano. Las visitas se realizan de lunes a sábado a las 12 y 18 horas y domingos y festivos a las 12h. Su precio es de 6€ y se puede hacer la reserva a través de la web o a través del teléfono.