Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 20 de noviembre de 2019
  • Actualizado 16:03

TUDELA

Una marcha por unas Bardenas para la paz

La XXXII edición de esta marcha antipolígono tuvo lugar el domingo día 2 de junio.

Asamblea Antipolígono
Asamblea Antipolígono
Una marcha por unas Bardenas para la paz

La XXXII Marcha antipolígono celebrada el pasado día 2 de junio tuvo por objetivo principal reclamar unas Bardenas para la paz. En ella se rezó el siguiente comunicado:

Amigas y amigos:

Queremos comenzar con este sencillo pero sentido homenaje a Gladys en su 40 aniversario. Debemos mucho a Gladys y mantenemos vivo su recuerdo y sus valores. Vino a Tudela a defender un planeta limpio y una sociedad mejor. Llegó llena de vida a una fiesta antinuclear y encontró la muerte con poco más de 20 años en una sentada de protesta junto a la Papelera. Era ecologista, joven, llena de ilusiones por mejorar el mundo. Por eso, hoy queremos dedicarle un útil instrumento para resolver conflictos de la misma forma que ella lo hacía, sin el uso de la violencia, mediante: palabras, palabras de poetas con valores que Gladys representa.

Esta XXXII Marcha de la Asamblea Antipolígono, es un paso más en nuestro intento por lograr el desmantelamiento de un polígono de tiro y bombardeo que se adueñó de las Bardenas en 1951, siendo el único polígono de tiro aéreo del Ejército del Aire español y el más importante de Europa para la OTAN. Como sabéis, en la actualidad, el polígono de tiro se ubica como un agujero negro dentro de un Parque Natural, en medio de una Reserva Mundial de la Biosfera, e impide que Bardenas sea declarado Parque Nacional.

Esta herramienta de guerra que es el Polígono de Tiro, hay que insertarla en el momento presente en el que el gasto militar en el mundo ha sido en 2018 el más elevado desde el final de la Guerra Fría. Como resultado de esta carrera armamentística y política militarista, las guerras siguen extendiéndose por toda la geografía del planeta. A los motivos medioambientales y antimilitaristas, hay que sumarle los de seguridad para las personas que habitamos en el entorno del polígono de tiro, como consecuencia de los cada vez más intensos y persistente bombardeos con fuego real que experimentan. Han sido numerosos los accidentes que han provocado a lo largo de tantos años. Esperemos que no suceda alguno cuando realizan una de sus cada vez más frecuentes bombardeos con fuego real.

Por todas estas razones, la Asamblea Antipolígono, que llevamos décadas movilizándonos con vuestro apoyo, exigiendo el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas, lo hacemos en estos momentos con mayor ahínco, ya que son mayores los peligros que corremos en las Bardenas y su entorno con un escenario de guerra cada vez más encarnizada que impera en el mundo, y en el que inevitablemente nos implican.

Nuestro trabajo debe continuar esperando a que un día se den las condiciones propicias para lograr, por fin, el desmantelamiento del polígono de tiro. Seguiremos trabajando por hacer ver que esta tierra árida y reseca es capaz de ser mucho más que lo que es hoy. Quienes allá por 1951 vieron un erial donde situar de forma perfecta un campo de entrenamiento para la aviación se equivocaron, pues hoy esta tierra es uno de los hábitats esteparios más importantes de Europa. Quienes se niegan a desmantelar el polígono de tiro, siguen pensando que lo mejor que le puede suceder a este territorio es que continúe la existencia y funcionamiento de esta instalación militar. Ven en este espacio un erial propicio para ser bombardeado, pasando por encima de sus altísimos valores ecológicos. La existencia del polígono de tiro está impidiendo que las Bardenas seas consideradas Parque Nacional. Desde hace algún tiempo se está valorando la necesidad de reconocer a un territorio estepario. Como primer candidato a esta figura se valoró el Parque Natural de Bardenas, pero inmediatamente se tuvo que abandonar la idea porque en un Parque Nacional no se contempla la actividad militar. 

Motivos ecologistas, antimilitaristas, y de preocupación por la seguridad de nuestras gentes y entornos tanto en Navarra como en Aragón, refuerzan nuestra reivindicación. Rechazamos el uso de la violencia como forma de resolución de conflictos, y apelamos al diálogo, a la paz y a la diversidad cultural. Queremos recuperar las Bardenas medioambientalmente y hacer de ellas un territorio referente de paz y convivencia.

También lo desean nuestras compañeras y compañeros de la Plataforma No a las Guerras de Ejea y Pueblos, que leerán su comunicado a continuación. Recordad, que cuando terminen, nos iremos a comer al Yugo, y que tanto aquí como durante todo el camino, hacemos lo que decimos: respetamos el medioambiente y las personas, defendemos nuestras ideas con palabras y movilización, y dejamos limpios los entornos en los que estamos.

ASAMBLEA ANTIPOLÍGONO. JUNIO DE 2019.