Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 31 de marzo de 2020
  • Actualizado 00:40

TUDELA

UPN frena el parking de Elvira España

UPN frena el parking de Elvira España

La moción presentada conjuntamente por los tres grupos de la oposición (IU, PSN y Batzarre) al último pleno del Ayuntamiento de Tudela, el pasado viernes, fue la número ocho del total de propuestas que los corporativos tuvieron que debatir, tras un arduo y dilatado orden del día. Previamente, los miembros de la Apyma del centro público Elvira España, junto a padres, abuelos y niños (en total unos 500) protagonizaron una protesta a las puertas del Consistorio en la que, sirviéndose de carteles, pancartas e instrumentos sonoros, como silbatos y tambores, dejaron constancia de su total oposición al parking subterráneo proyectado por UPN en el patio del colegio y cuya tramitación quedó paralizada tras el debate de la moción, trasladándose la última decisión al Comité Local del partido.

Los acuerdos que se pidió adoptar a través de la moción fueron básicamente tres: la no construcción del aparcamiento, la suspensión de todas las actuaciones administrativas que se están llevando a cabo desde el Consistorio y el compromiso firme de no plantear un proyecto similar futuro en ningún otro colegio público de la ciudad. Tras un intenso debate, llevado a cabo en presencia de algunos miembros de la apyma tudelana, el alcalde comunicó a los presentes que UPN no se adheriría a la moción, si bien daba por paralizado el proyecto hasta que se conozca la opinión del resto de afiliados.

Eco-City y Gardachales

La Apyma espera expectante a que se conozca cuanto antes la opinión d elos afiliados, si bien consideran que sólo les están dando “largas”

Otros puntos

Dentro del orden del día, dos de los puntos más importantes fueron la aprobación de la Eco-city (con campo de golf) y de la urbanización de Gardachales, proyectada por Moneo. Nuevamente, UPN se quedó sólo en la defensa de ambos proyectos que supondrán la construcción de cerca de 3.500 nuevas viviendas en la capital ribera. Las peores calificaciones, por parte de la oposición, se las llevó la Eco-city sobre la que todos coincidieron en señalar que supondrá el aislamiento de una parte de la población tudelana, a 5 kilómetros de la ciudad. Concretamente, Batzarre denominó al proyecto “Eco-gueto”; IU lo tildó de insostenible y el partido socialista propuso invertir en la rehabilitación del Casco Antiguo el montante necesario para poner en marcha la urbanización ecológica. Además, Mariano Cerezo puso en duda si el proyecto hubiera sido aprobado “de no llevar la firma de Moneo”.