Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 18:20

NAVARRA

UPN critica la "dejadez" del gobierno foral a la hora de poner una solución al problema provocado por el desvío de la NA 232

Alberto Catalán ha recordado que en 2002, con UPN en el Gobierno de Navarra, se construyó los aproximadamente 34 kilómetros que consta la variante de Tudela, unas obras en las que ha apuntado que se invirtieron algo más de 60 millones de euros.

Alberto Catalán en una rueda de prensa de UPN
Alberto Catalán hablando sobre los problemas que ha traído el desvío de la NA 232
UPN critica la "dejadez" del gobierno foral a la hora de poner una solución al problema provocado por el desvío de la NA 232

Alberto Catalán ha criticado esta mañana la "falta de previsión y la dejadez de este Gobierno de Navarra" en relación al desvío de tráfico pesado de la N-232 y que está afectando a los municipios riberos. Desde el partido regionalista exigen que "tengan las ideas claras y exijan al Ministerio de Fomento una solución". 

Catalán ha recordado que en 2002, con UPN en el Gobierno de Navarra, se construyó los aproximadamente 34 kilómetros que consta la variante de Tudela, unas obras en las que ha apuntado que se invirtieron algo más de 60 millones de euros. Para el regionalista, el Gobierno de Navarra de entonces "hizo la tarea e hicimos lo que teníamos que hacer". 

En cuanto a una solución clara a este problema el regionalista ha declarado que "no somos técnicos", a lo que ha añadido que habrá que estudiarlo y ha planteado la unión de los enlaces con la autopista o buscar un cambio en la política de los peajes para que los vehículos no tengan que salir y volver a entrar.  Para UPN está claro que es mejor planificar antes que lamentar después, y el mismo rigor y previsión habrá que tenerlo con otras alternativas que se planteen, ha señalado Catalán. También ha dicho que "los navarros, riojanos y aragoneses no tienen porqué ser los paganos de la falta de análisis, previsión y actuación de las administraciones públicas". 

Además, culpa al gobierno foral de no haber informado y no haber consultado a los ayuntamientos riberos y solicitan encontrar una solución con la mayor brevedad posible.