Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 25 de enero de 2020
  • Actualizado 21:39

TUDELA

Una gala para la empresa y la familia

Una gala para la empresa y la familia

Aunque la palabra 'empresa' suele prevalecer en este tipo de actos, lo cierto es que en la ceremonia de entrega del Galardón de AER de este 2016, el vocablo 'familia' le siguió muy de cerca. Así se pudo ver en el acto celebrado este martes 22 de noviembre en el Restaurante Marisol de Cadreita, en el que Distribuciones Hermanos García y el Hotel Santamaría se convirtieron en los protagonistas de la velada al recoger sendos reconocimientos.

Conducida por el locutor radiofónico y periodista Javier Pérez-Nievas, la velada transcurrió por los parajes habituales en los discursos. Domingo Sánchez, que se estrenaba como presidente de la AER en este acto tras su elección a principios de año, habló del estado actual de la asociación, de los retos de las empresas y, como viene siendo tradición, 'sugirió' con tono crítico reformular la reforma fiscal y aspectos como el modelo lingüístico a la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos.

Más allá de la idoneidad o no de las políticas del ejecutivo foral (huelga decir, o se presupone, que todos los gobiernos buscan el bien común, al menos sobre el papel), las alusiones no hicieron tragar saliva a Barkos, al igual que ocurriera en 2015. La presidenta defendió la reforma fiscal aludiendo a sus parámetros en términos de Impuesto de Sociedades. "No es desventajosa para las inversiones, para las empresas que quieran instalarse aquí", señaló tajante. Barkos se tomó la licencia de tomar prestada una metáfora anterior del conductor de la gala sobre los nogales para trasladar la idea fuerza de su equipo de gobierno respecto a la fiscalidad. "A veces en política se piden frutos rápidos, pero creo que hay que plantar nogales. Hemos hecho esta apuesta por la reforma fiscal con pleno convencimiento de que nos permitirá plantar nogales que, después, hagan que se nos reconozca desde Europa, desde las entidades bancarias que nos ven como una comunidad seria. O que nos permitan dar a los ciudadanos la mejor Sanidad, la mejor Educación, con extrema calidad", expresó.

Aparte del atril dialéctico, los galardonados también tuvieron su momento de protagonismo. Y ahí brotó la familia. La familia como núcleo, la familia como apoyo (Carlos García, de DHG, dijo que sus padres habían sido para ellos como las empresas actuales que asesoran en emprendimiento). O la familia como referencia vital, en el caso de Silvino e Irene Izquierdo, la tercera generación de la familia que lleva las riendas del Hotel Santamaría. Aunque ambas empresas recibieron galardones distintos, uno por trayectoria y otro por relevo generacional, quedó patente que la importancia de sus seres queridos ha tenido tanta o mayor incidencia en su desarrollo como la propia dedicación al negocio.