Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 05:49

TUDELA

Tres pasos para crear un Hogar con armonía

Tres pasos para crear un Hogar con armonía

Tu Hogar es el lugar en donde comienza todo lo que sucede en tu vida. Es la base de unas rutinas que te permitirán estar bien y en forma, es el corazón de tu descanso y relajación, es el ambiente de bienestar que todos necesitamos. Puedes lograrlo organizando y limpiando pero, sobre todo, quitando de tu espacio las cosas que no te ayuden a crear esa armonía que buscas...

1. Ten una visión clara de tu espacio. Descubre cuál es tu estilo y lo que deseas lograr. Todos tenemos visiones diferentes. ¿Deseas sentirte expansivo y vibrante cuando llegues a casa, o desearías mejor un retiro calmado y quieto? ¿Prefieres espacios abiertos o complejos y muy decorados? ¿Te gusta tener luz y colores brillantes o colores naturales y callados? ¿Deseas agasajar a muchos invitados o tener las cortinas cerradas? ¿Te gusta que todo se vea o tener todo guardado? ¿Deseas tener un tema para tu decoración o prefieres un estilo más ecléctico? Una vez que descubras tu estilo, comienza a trabajar en ello.

2. Averigua los beneficios que estás tratando de obtener cuando estés creando o mejorando tu Hogar. Un Hogar limpio y organizado con tu lógica te puede dar claridad, paz y confianza. ¿Has pensado en cómo las mejoras y reformas que puedas hacer te beneficiarían de maneras que realmente valorarías? Cuando tengas claro en tu mente lo que deseas tener a tu alrededor en el lugar en el que vives, comienza a organizar las cosas, decide un lugar para cada una de ellas, ordena, limpia y desecha lo que no te sirva. Y haz las obras

y cambios que necesites para ello.

3. Ten presente el costo que estás pagando por no invertir tu tiempo y energía para crear un buen Hogar. Observa los espacios uno por uno con cuidado, verás todas las pequeñas cosas en cada cuarto que te están robando tu paz mental. Verás el horroroso cuadro que nunca te gustó. Verás la hilera de libros que no has leído, las pilas de ropa, o las cajas que aún no has desempacado desde que te mudaste. O las reliquias de relaciones del pasado que continuamente te recuerdan tus pequeños y grandes fracasos. Eso es Feng Shui negativo, no un Hogar armónico. Si te impacta lo que ves cuando revises tu Hogar con una mirada fresca, no te preocupes porque es verdaderamente muy fácil llegar a sentirse cómodo en tu ambiente.