Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 09 de abril de 2020
  • Actualizado 18:19

CINCO VILLAS

Rumbo a Castiliscar, Navardún y Urriés en una ruta gratuita

La comarca cincovillesa promueve con el proyecto ‘Cinco Villas: Mucha vida’, tres rutas para dar a conocer el territorio y los proyectos emprendedores que ayudan a fijar vecinos y a luchar contra la despoblación en la zona.

 

La ruta del próximo sábado permite conocer los encantos de municipios como Castiliscar, Navardún (en la foto) y Urriés
La ruta del próximo sábado permite conocer los encantos de municipios como Castiliscar, Navardún (en la foto) y Urriés
Rumbo a Castiliscar, Navardún y Urriés en una ruta gratuita

Este próximo sábado, 20 de octubre, tendrá lugar la primera de las rutas gratuitas incluidas en el proyecto ‘Cinco Villas: ¡Mucha vida¡’, con las que la comarca cincovillesa quiere apostar por el turismo como una herramienta clave para luchar contra la despoblación del territorio.

Este primer recorrido está diseñado para el público en general, ya que combina espacios llenos de historia como el Museo de la Orden de San Juan de Castiliscar, el torreón de Navardún y el Museo de Pinturas Románicas de Urriés.

Todos estos espacios son ejemplos de cómo los vecinos se involucran con sus municipios, ya que son ellos mismos los que se convierten en guías de estos espacios, mostrando su riqueza, y superando así dificultades como la no existencia de servicio de guías en dichas localidades, todas ellas de pequeño tamaño. De ahí que esta ruta se haya titulado: ‘Vecinos unidos no serán vencidos’. 

La ruta partirá del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, el próximo sábado, a las 8.00 horas. Para participar, tan solo hay un requisito indispensable, apuntarse en el siguiente correo electrónico: [email protected]; o llamando al teléfono 692 216 721. Las plazas están limitadas, hasta completar un autobús.

Próximas citas

La siguiente propuesta de este proyecto será el 28 de octubre y está especialmente indicada para familias.

Bajo el título ‘Río, piraguas y un Nobel de pueblo’, esta ruta permitirá a sus participantes llevar a cabo una actividad de descenso del Gállego, aprovechando que Ardisa es el único municipio cincovillés con embarcadero. Tras la actividad acuática, visita al lavadero de la localidad y a la ermita de San Vicente, donde hay una mesa paisajística.

Luego, los participantes conocerán Valpalmas para descubrir la infancia de Ramón y Cajal, que vivió allí, y la importancia de la escuela rural en donde él estudio.

La tercera ruta, el 6 de noviembre, es exclusiva para profesionales del sector turístico. En ella, los participantes podrán descubrir el espacio multiaventura de Luesia, un negocio regido por un emprendedor joven del municipio, y disfrutar un taller gastronómico en la Hospedería de Sádaba de productos cincovilleses.

“Con estas rutas se promueve la actividad económica en esta zona, caracterizada por pequeños municipios que ven en la llegada de turistas un incremento de sus ingresos”, indica Santos Navarro.

Y no solo con la actividad puntual, sino que “ésta revierte en el futuro, puesto que los propios turistas se convierten, tras la experiencia, en prescriptores de esta actividad, consiguiendo un impacto positivo en el territorio”, apostilla el presidente cincovillés.

Esta propuesta impulsada por la entidad cincovillesa, además, puede tener su continuidad más adelante, puesto que esta comarca, la más extensa de Aragón, y este modelo de ruta puede exportarse a otras zonas geográficas de la misma y a diferentes épocas del año con el mismo objetivo.

Este proyecto se ha presentado a las ayudas que el Departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón convocó a finales de agosto para la realización de actuaciones relacionadas con el desarrollo de la directriz especial de política demográfica y contra la despoblación con cargo al Fondo de Cohesión Territorial.

Según publica el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST), el pasado año se registraron en la Comarca de las Cinco Villas 64.624 turistas, una cifra ligeramente superior a la del año anterior, aunque ha cambiado el tipo de estancia, aumentando en un 68,37% las estancias de entre 4 a 7 días, frente a las diarias, que eran las mayoritarias.