Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 14 de julio de 2020
  • Actualizado 09:55

TUDELA

La restauración de la Puerta del Juicio comenzará entre mayo y junio

Los firmantes del acuerdo han visitado este lunes la portada, donde han conocido detalles de la actuación que se prevé culminar a finales de este 2018.

José Antonio Lahoz, Eneko Larrarte, Javier Miranda, Ana Herrero, Carlos Ayerra, Bibiano Esparza y Carlos Martínez Álava
José Antonio Lahoz, Eneko Larrarte, Javier Miranda, Ana Herrero, Carlos Ayerra, Bibiano Esparza y Carlos Martínez Álava
La restauración de la Puerta del Juicio comenzará entre mayo y junio

Los trabajos de restauración de la Puerta del Juicio de la Catedral de Santa María de Tudela comenzarán entre los meses de mayo y junio y se prolongarán hasta finales de este 2018. Ana Herrera, consejera de Cultura, Deporte y Juventud; Eneko Larrarte, alcalde de Tudela; José Antonio Lahoz, director del Área de Negocio de CaixaBank en la Ribera; Javier Miranda, presidente de la Fundación Caja Navarra; y Carlos Ayerra, vicario de Patrimonio del Arzobispado, han realizado este lunes una visita a la portada del templo durante la que han conocido los detalles de la restauración.

El encargado de explicar las diferentes acciones que van a llevar a cabo ha sido el director del Servicio de Patrimonio Histórico, Carlos Martínez Álava, quien ha incidido en que las dos líneas de actuación van a ser la limitación de las afecciones del agua y la restauración del conjunto.

En cuanto a los trabajos para mitigar los efectos de la humedad en la piedra campanil, de la que está hecha la Puerta del Juicio, Martínez Álava ha anunciado que se prevé construir una zanja ventilada, corregir las pendientes del pavimento e instalar un bateaguas metálico sobre la cornisa en los tres lados del muro.

Además, para renovar la impermeabilización del andén de paso sobre la portada, se requerirá la renovación del enlosado, el rejuntado de sillares y la colocación de un segundo bateaguas.

Especial atención a la piedra campanil

En lo que se refiere a la restauración, su objetivo, según el director del Servicio de Patrimonio Histórico, será estabilizar, consolidar y limpiar los elementos pétreos y superficies policromadas que componen el conjunto de la portada.

Este proceso incluye aspectos como la documentación exhaustiva de la obra y de los trabajos realizados, la revisión de zonas con policromía, la limpieza superficial de todo el área sobre la que se intervendrá y la recogida, localización y recolocación de fragmentos de piedra desprendidos hasta la fecha.

Uno de los trabajos que se proyectará en los elementos pétreos será la retirada de elementos añadidos considerados perjudiciales. Además, se retirarán las redes de protección, se realizarán diferentes tratamientos a la piedra y se eliminarán los agentes causantes del biodeterioro.

Martínez Álava ha destacado que en todo este proceso de trabajo se tendrán en cuenta no solo los estudios previos realizados a lo largo de 2016, sino también las pruebas necesarias para la evaluación de nuevos tratamientos y la comprobación de los ya realizados.

El director del Servicio de Patrimonio ha reconocido que se prestará especial a las superficies policromadas mediante la fijación de los elementos inestables y la limpieza.

La decisión sobre una eventual reintegración cromática, un aspecto contemplado desde que se iniciaron los estudios previos de la portada, será consensuada por la dirección técnica y según las necesidades del conjunto.

“La responsabilidad de los trabajos de restauración siempre es grande, pero en este caso es aún mayor porque el problema de la piedra campanil que afecta a la Puerta del Juicio y también afectaba al claustro es difícil de resolver”, ha manifestado Martínez Álava.

El director del Servicio de Patrimonio Histórico ha anunciado también que el sistema de andamios que se instalará cubrirá todos los espacios en los que se va a actuar, pero que se adecuará para facilitar, “en la medida de lo posible”, visitas guiadas durante el proceso de restauración.

A ese respecto, cabe destacar que el convenio firmado entre Gobierno de Navarra, Arzobispado, Ayuntamiento, CaixaBank y Fundación Caja Navarra contempla un proyecto de información, divulgación y difusión de la intervención con un presupuesto estimado de 30.000 euros.

La financiación, a cuatro bandas

Contando con esa cantidad la inversión total prevista es de 600.000 euros, de los que el ejecutivo foral, Arzobispado y CaixaBak junto a Fundación Caja Navarra aportan 180.000 cada uno (un 30%) y el Ayuntamiento de Tudela el 10% restante.

Asimismo, durante la visita de hoy se ha anunciado que se va a constituir una comisión de seguimiento de a intervención, con presencia de todas las entidades promotoras de la restauración.