Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 30 de mayo de 2020
  • Actualizado 01:37

CORTES

La residencia Carmen Bellido de Cortes abre la puerta a sus familiares

Son ya varios los años que lleva celebrándose este momento tan especial y en esta ocasión acudieron unas 150 personas entre familiares, personal, residentes, amistades, voluntarios, etc.

Comida de la familia en la residencia Carmen Bellido de Cortes
Comida de la familia en la residencia Carmen Bellido de Cortes
La residencia Carmen Bellido de Cortes abre la puerta a sus familiares

El  día 12 se celebró en la Residencia de Ancianos Carmen Bellido de Cortes su fiesta de la Familia. Son ya varios los años que lleva celebrándose este momento tan especial y en esta ocasión acudieron unas 150 personas entre familiares, personal, residentes, amistades, voluntarios, etc.

Desde la residencia destacan que "son tan importantes los familiares en la vida cotidiana de la residencia que nos gratifica el dedicarles un día en especial a ellos, por todo lo que aportan a sus seres queridos y por su entrega al buen ambiente del Centro". La residencia cuenta con el apoyo de estos familiares cuando acompañan y visitan tanto a los suyos como a aquellos que por una u otra razón no pueden contar con sus familiares, además "siempre tienen una sonrisa o una palabra de afecto para todos", indican. 

Por eso, el equipo de Dirección de la Fundación 'Carmen Bellido' mandan su "sincero reconocimiento para todos los familiares, amistades y voluntarios que día a día comparten su tiempo con todos  los que vivenen la Residencia". También han tenido palabras de agradecimiento para el personal del Centro y los operarios de la Brigada Municipal que estuvieron al tanto de los fogones para la brasa y la gran paella que cocinaron.

Fue un día redondo comenzando con el desayuno, seguido de la Eucaristía celebrada por el párroco José Ignacio, que contó con la participación de los miembros del Coro Parroquial. Al mediodía disfrutaron de la paella y como broche final pudieron disfrutar del concierto del “Chire” que transportó a los años jóvenes de estos mayores, a las verbenas, bailes  y fiestas. 

LUNCH-PARA-EL-CORO