Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 20 de enero de 2020
  • Actualizado 21:37

CINTRUÉNIGO

Raquel Garbayo: “No me gustaría dejar la alcaldía sin que se haya implantado una empresa potente en Cintruénigo”

Raquel Garbayo: “No me gustaría dejar la alcaldía sin que se haya implantado una empresa potente en Cintruénigo”

Raquel Garbayo, en argot de cine bélico, represetaría a uno de esos bastiones que resisten con bravura ante las adversidades. La política, en este caso, ha mantenido a la alcaldesa cirbonera como referente de UPN en las poblaciones más importantes de Navarra, tras unas elecciones en las que los regionalistas se vieron francamente mermados.

Ahora, Garbayo quiere devolver la confianza depositada en las urnas por los vecinos tras sus primeros cuatro años de gestión y consolidar la localidad, con el importante reto de mejorar sus infraestructuras y servicios y de intentar atraer algo de tejido industrial a la villa. De momento, cargará pilas durante las próximas fiestas de la Virgen de la Paz, en las que lanzará el cohete la concejal Felisa Millán.

¿Cómo se presentan las fiestas de 2015 para Raquel Garbayo?

La verdad es que con ganas y mucha ilusión, aunque también con algo de miedo por los últimos percances que hemos vivido a lo largo del verano en encierros y sueltas de vaquillas de muchos pueblos. Espero que Cintruénigo no sea, afortunadamente, noticia por algo así, porque llevamos un año muy negativo.

La racha de heridos y fallecidos es muy negativa. ¿Ha influido a la hora de trabajar sobre el terreno en el caso de Cintruénigo?

Toda la seguridad es poca y en nuestro caso tenemos la Traída de las vacas por el Alhama, que es un espectáculo de riesgo, aunque ya hace años que se controla bastante. Esta vez transcurrirá en el término de las Espeñas y va a ser muy complicado que pase algo.

¿No ha habido más remedio que hacer el cambio?

Sí, porque tras las riadas, el río ha quedado fatal y no ha habido otra solución, porque ni la CHE ha entrado a limpiar ni hemos tenido permiso para limpiar nosotros. Sólo va a afectar a un trocito de 30 ó 40 metros. En el momento que salen no vuelven hacia atrás y está todo controlado. De todos modos, antes era muchísimo más peligroso.

Empieza su segunda legislatura en la alcaldía.

Así es. Tengo que trasladar mi agradecimiento al pueblo de Cintruénigo por haber vuelto a depositar tanta confianza en mí y en mi partido. Que no quepa duda de que voy a trabajar lo mismo o más por el pueblo que en los anteriores cuatro años.

¿Qué planes son los principales para esta legislatura?

Basándonos en el trabajo ya hecho, hemos pasado una legislatura en la que se ha ahorrado mucho dinero. Se ha gestionado bien, poniendo las cuentas al día. Ahora, por ello, es el momento de invertirlo. Vamos a acometer cuatro o cinco obras importantes, que tiene que ver con la pavimentación de calles o con la adecuación del patio del colegio, algún conector… Rondaremos los 350.000 o 400.000 euros de inversión y también se retomarán algunos proyectos de renovación de redes.

Todo ello sin olvidar la que sigue siendo la tarea número uno: reducir el desempleo.

Desde luego. Aunque es cierto que con respecto al año anterior se ha reducido el empleo en la localidad, sí que es verdad que es la asignatura que tenemos pendiente. Tengo que reconocer que no me gustaría acabar mi etapa en la alcaldía sin haber implantado una empresa importante o que pueda aportar trabajadores en Cintruénigo.

¿En qué medida puede el Ayuntamiento, con sus competencias, contribuir a ello?

Estamos dándole una vuelta. Todos los partidos estamos de acuerdo en potenciar el Plan de Ayudas Locales, en actualizarlo, porque las condiciones y el contexto económico han cambiado mucho desde que se instauró. Por otro lado, el apostar por las ayudas tampoco te garantiza que venga una empresa. Una empresa vendrá si le encaja el sitio en su plan de producción y desarrollo. Cintruénigo está situado estratégicamente y no hace falta venderlo en ese sentido. Hemos pasado tiempos duros y ahora parece que en cierto modo estamos viendo algo de luz, por lo que el Ayuntamiento debe darle la vuelta y estar a la altura, siempre dentro de sus competencias, que son limitadas.

Volviendo a las fiestas, ¿cómo las va a vivir?

Lo haré como lo hago últimamente, con un ojo puesto en nuestra labor municipal dentro del ambiente de disfrute. Desearía tener más tiempo para disfrutar con mi familia y amigos, aunque intentaré sacar un rato para ir con mi pequeño a disfrutar del Gigantón. Es una semana de más trabajo pero siempre encuentras algún momento de relajarte. Tenemos actos de todo tipo y me gusta estar en todos los que pueda.

El Gigantón, que es su acto favorito, se encontraba en trámites de ser declarado Fiesta de Interés Turístico Regional. ¿En qué punto están las gestiones?

Con el cambio de gobierno en Navarra después de las elecciones, burocráticamente hablando está parado, pero vamos a retomarlo en cuanto podamos porque no puede caer en saco roto. Tengo la esperanza de que antes de final de año se haya resuelto favorablemente y podamos bailar el Gigantón del año que viene con esa etiqueta de Fiesta de Interés Turístico Regional.