Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 14 de julio de 2020
  • Actualizado 09:12

CORELLA

"Nunca me he ido de vacaciones mientras se celebran las fiestas"

"Nunca me he ido de vacaciones mientras se celebran las fiestas"

A todos los actos

El regionalista Javier Navarro afronta unas nuevas fiestas como alcalde de Corella. Ya son seis los años que lleva al frente del ayuntamiento, desde que UPN volviera a la cabeza de la gestión municipal tras las elecciones de 2007. En lo que se refiere a las fiestas, a Navarro le ha tocado lidiar con los continuos recortes de presupuesto debidos a la necesidad de apretarse el cinturón. "En apenas cinco años, hemos pasado de gastar 260.000 euros en la confección del programa, a tener un presupuesto de 114.917 euros para las de 2013", señala. La cifra se reduce en 2.000 euros con respecto a 2012.



Pese a ello, Navarro asegura que los puntos fuertes de las fiestas van a ser suficientemente atractivos. "No ha repercutido en absoluto, porque en el programa se han modificado muy pocas cosas. La base principal de todo son los espectáculos de vaquillas y las dos corridas de toros que se van a celebrar, que ofrecerán al aficionado un cartel de primer nivel", destaca el primer edil corellano. "En el fondo, somos una localidad muy tradicional", matiza.



Los festejos incluirán orquestas todas las noches y multitud de espectáculos infantiles. "Destacaría los números de Gorgorito, juegos, hinchables y los espectáculos de magia", dice el alcalde, quien también se acuerda de los mayores, que "también tendrán su día propio con un homenaje y una comida de hermandad", añade.



Otro punto que siempre atrae a numeroso público es la cata de vinos, que este año contará, según el primer edil, "con una selección de 50 caldos regionales de varias bodegas navarras". "Tampoco puedo obviar el día de San Miguel (día 29), que atrae incluso a gente de fuera de Corella", sentencia el primer edil.

El alcalde de Corella se define como una persona a la que "le encantan" las fiestas de Corella y que acude "a todos los actos en los que se puede desdoblar". "Jamás me he ido de vacaciones mientras se celebran las fiestas. No me parece normal que un alcalde haga eso, ya que se ha trabajado en organizarlo de cara a la gente. Además, suelo decir que para mí no hay mejores vacaciones que las fiestas de mi pueblo", afirma.



Para Navarro, el hecho de ser alcalde no le impide vivir estas fechas con la ilusión de cualquier vecino. "Al final tienes responsabilidades, pero lo hago con gusto y mentalizado de que es lo que toca", dice. Una jornada para él puede empezar "a las ocho de la mañana, con el encierro, y terminar a las tres de la madrugada cuando acaba la orquesta. No me importa aguantar tanto porque me gusta vivir las fiestas en la calle", narra, mientras apostilla que "de vez en cuando se permite una siesta entre las tres y las cuatro, porque el cuerpo lo necesita".



No obstante, hay 'momenticos' que su cargo no le permite disfrutar tan intensamente como otros. "Mis amigos siempre almuerzan después del encierro, es una costumbre muy bonita que, desde que soy, alcalde, tengo que perderme", asegura. "Soy consciente de la responsabilidad que tengo, aunque eso a veces suponga tener que renunciar a según que cosas con la familia o los amigos", recalca Navarro.



"A los corellanos les digo que aprovechen estos días, que son de buena armonía y convivencia, y después de todo el año trabajando son jornadas en las que se puede estar aún más con amigos y familia", señala.