Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 21 de febrero de 2020
  • Actualizado 08:07

CASCANTE

“Nuestro padre nos enseñó a luchar, a no rendirnos, a salvar dificultades y a arriesgarnos”

“Nuestro padre nos enseñó a luchar, a no rendirnos, a salvar dificultades y a arriesgarnos”

Habla él, habitualmente cara visible de la empresa, aunque el galardón de la CEN y la revista Negocios de Navarra es compartido con sus hermanos José Luis y Mª Dolores. Jesús Marín Fuentes resume las claves que han llevado a los responsables de Urzante a ser reconocidos con el Premio Empresario del Año 2014.

Se trata del segundo galardón consecutivo que recae en una empresa ribera, tras el premio a Ángel Ría el pasado año. Algo que Marín defiende asegurando que “en la comarca hacen falta más emprendedores”. “Somos muy pocos”, asegura.

"En la Ribera somos pocos emprendedores, pero fluyen ideas que son fantásticas"

¿Cómo ha sentado este reconocimiento a los hermanos Marín?

Estas cosas suman y unen. Alguien te dice -y a lo mejor se equivoca, por qué no- que estás haciendo lo correcto, pero lo que está claro es que estamos haciendo lo mismo que el lunes pasado y lo mismo que haremos el mes que viene. Trabajar, trabajar y trabajar e intentar hacer las cosas bien. Al final, en las cifras está el éxito de todas las personas que trabajan en Urzante. A todo el mundo le pasa que intentando ser el mejor en lo suyo, si hace las cosas bien, triunfa. Nuestra filosofía es seguir siendo los mejores en los nuestro.

Ese es el espíritu que les inculcó su padre.

Nuestro padre nos enseñó a mí a y a mis dos hermanos a esforzarnos, a luchar, a aprender a sacrificarnos, a madrugar, a aprender a salvar dificultades, a arriesgarnos.

Digo arriesgarnos porque ser empresario es una especie en extinción. Puede ser porque hoy, de cien empresas que se crean, sólo ocho van a cumplir 5 años, y solamente una  cumplirá 25. Pero la gente ahora no se arriesga tanto. Incluso les pasa a los bancos (ríe). Pero en nuestro caso el mensaje de nuestro padre era claro: tirar para adelante.

La empresa crea una gran cantidad de empleos y es referencia en la Ribera. Pero la comarca parece lejos de remontar el vuelo en el aspecto socioeconómico.

La pena en la Ribera es que somos pocos los que emprendemos proyectos empresariales. Creo que deberíamos ser más, aunque estamos evolucionando. Las ideas que nos fluyen ahora son magníficas y hay ejemplos como el de Jamones El Volatín, que está trasladándose a una nave enfrente de nosotros en la CAT.

"El sistema no ha potenciado las capacidades de los alumnos más brillantes"

¿Y qué cree que hay que hacer para que esos pocos  empresarios sean más?

Todo viene del principio, de la educación. Una vez, cuando solía dar algunas clases a las promociones de ADE en la UPNA, le eché la bronca al rector. Me preguntó por qué. Y le dije que el sistema no ha incentivado o potenciado las capacidades de los alumnos más brillantes y que ha tratado de que todos llegasen a la meta al mismo tiempo. Eso supone ir a la velocidad del más lento, cuando todos tenemos potencialidades y aptitudes diferentes que hay que desarrollar e impulsar. Creo que ese es un hándicap.

De cara al futuro, ¿cuáles son los retos de Urzante?

Seguir diversificando líneas de producto, como venimos haciendo hasta ahora y, lo más importante, no dejar de actualizarnos y ponernos al día en temas como la innovación.