Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 13:02

TUDELA

Nace la Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas con Dependencia

Nace la Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas con Dependencia

La Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas con Dependencia difiere de la Consejera

ORIGEN DE LA PLATAFORMA

Surge de la preocupación creciente de familias, profesionales de los servicios públicos y algunas entidades representativas en este ámbito, ante una situación de retroceso y recortes en la atención a las personas con dependencia en Navarra que superan las 17.000 personas y que son nuestro eslabón más vulnerable, el que requiere mayor responsabilidad de las instituciones públicas y más apoyo social.

Existe un gran descontento, sensación de engaño y alarma ante el veloz repliegue de las políticas sociales del Gobierno de Navarra, de la renuncia a las inversiones públicas en servicios, del vaciado presupuestario para el mantenimiento del sistema de atención a la dependencia y del anuncio de revisión a la baja del presupuesto público para el 2012.

COMPOSICIÓN DE LA PLATAFORMA

La plataforma, desde su inicio está abierta a familias, organizaciones y profesionales de la salud y de los servicios sociales que quieran unir esfuerzos y trabajar en pro de las personas en situación de dependencia y para el mantenimiento y mejora del sistema de atención en Navarra.

LOS OBJETIVOS

Defender los derechos para una adecuada atención de las personas en situación de dependencia en Navarra, tanto en el entorno familiar como en los servicios comunitarios; impedir el retroceso en derechos que tanto ha costado materializar y apoyar este amenazado cuarto pilar del bienestar,

Es una cuestión de justicia social que los más vulnerables no paguen las consecuencias de los desmanes económicos.



LA SITUACIÓN

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia sentaba las bases para responder a las necesidades mediante servicios fundamentalmente y con carácter excepcional con ayudas económicas. Supuso un gran cambio al reconocer formalmente los cuidados a las personas con dependencia como responsabilidad pública y colectiva abriendo unas expectativas que se han frustrado.

El objetivo de dicha Ley, de la Ley Foral de Servicios Sociales y de la Cartera de Servicios Sociales ha sido el mantenimiento en su medio de las personas en situación de dependencia. Los servicios de Atención a Domicilio, Centros de Día, estancias temporales y prestaciones económicas han contribuido a evitar el ingreso de muchas de ellas en un Centro Residencial. Sin embargo las últimas medidas adoptadas pueden favorecer los ingresos definitivos en Centros Residenciales.

En Navarra, el Gobierno anticipó la aplicación de la Ley, que fue la estrella de las elecciones del 2007. Pero esta posición de ventaja inicial se ha perdido y así lo refleja el Observatorio Estatal de la Ley de Dependencia que en el 2010 nos valoraba con un siete sobre diez, rebajándonos a seis en el 2011, muy por detrás de la CAV que obtuvo un 10, La Rioja con 9 o Aragón con un 8,5. Un aprobado difícil de mantener con los últimos recortes y que desmiente a la Consejera de Política Social cuando afirma que Navarra es la Comunidad que más esfuerzo hace. La aportación de Navarra en el 2011 por habitante/año a la dependencia fue de 102,23€, inferior a la media nacional de 124,38€ y muy inferior a la de nuestros vecinos (La Rioja con 222,14€ o la CAV con 174,79€.)

La pendiente descendente se ha precipitado con los últimos recortes presupuestarios del Gobierno de Navarra, que menoscaban derechos y garantías para la atención de las personas en situación de dependencia, de forma importante en lo que afecta al apoyo económico para mantenimiento de su autonomía. Algunos se derivan de recortes previos realizados por el Gobierno del Estado pero la mayoría son fruto de decisiones políticas del Gobierno de Navarra y de la Consejería de Política Social en particular.



Es especialmente preocupante que en lugar de aprovechar el amplio marco competencial y fiscal de la Comunidad Foral para mejorar el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía, las decisiones políticas del Gobierno de Navarra, han ido en la dirección contraria, a recortar prestaciones, hacerlas incompatibles y empeorar la situación de las personas con dependencia.

Los últimos recortes realizados al amparo de la normativa Foral

1. La Orden Foral 103/2011, de 21 octubre, ha establecido la incompatibilidad de algunas prestaciones de la Cartera de Servicios como la ayuda económica para la permanencia en el domicilio de las personas con dependencia y apoyo a las personas cuidadoras de éstas con el Servicio de Centro de Día y de éste con el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) obligándolas a elegir entre una ayuda u otra.

2. El Decreto Foral 1/2011, de 6 de octubre, eliminó la subida automática del IPC en todas las ayudas de la Cartera a los beneficiarias de ayudas.

3. La aprobación de la Ley Foral de Presupuestos Generales de Navarra para el año 2012, ha supuesto la disminución de los importes mínimos y máximos de las ayudas económicas para la permanencia en el domicilio de estas personas, un recorte entre el 11% al 39% según el grado de dependencia y la renta familiar.

4. En la Orden Foral 247/2011 de 23 de diciembre, se eliminan igualmente las prestaciones económicas en la modalidad de contratación de personas o servicios.

5. Navarra podía haber dejado de aplicar la decisión del Gobierno del Estado de no pagar las ayudas desde el momento de la solicitud sino a partir de la resolución favorable (como ha hecho con las ayudas a las personas con dependencia moderada). La consecuencia es que los beneficiarios pierden seis meses de retroactividad.

6. Se han eliminado ayudas a la movilidad, programas de vacaciones y reducido un 29,41% las ayudas a las asociaciones que trabajan en el ámbito de la discapacidad, en muchos casos con dependencia asociada.

Se dan también prácticas que dilatan y rebajan el pago de prestaciones

La mayoría de moderados 2 con reconocimiento de prestación en el 2011 a fecha de hoy no han cobrado y los severos 1, por un error en la Ley de Presupuestos, siguen cobrando la ayuda mínima doblemente rebajada.

REPERCUSIONES

Las repercusiones negativas ya se anunciaban en el Informe de la Cámara de Comptos sobre la aplicación de la Ley de Dependencia en Navarra durante el 2009-2010, donde se reconoce que la financiación de la atención a la dependencia es lo menos desarrollado del sistema.

En el 2009 el gasto ejecutado por el G. Navarra representaba el 73% del total y el coste financiado por los dependientes representaba el 12%. En el 2010 el porcentaje gastado por el Gobierno baja al 63% (10% menos) y por contra sube el gasto para los dependientes del 12 al 22%.

A partir del 2011 y sobre todo en el 2012 la situación presenta un claro declive que se refleja en:

- Disminución importante de los recursos para su atención, empeorando la situación de los que tienen más dificultades para soportar el coste derivado de la atención que su dependencia requiere.

- Empeoramiento de la atención, al no poder compatibilizar ayudas imprescindibles para la realización de las actividades básicas de la vida diaria y no poder contar con ayudas para contratar los cuidados en el domicilio.

- Un posible aumento de su institucionalización y la ruptura del espíritu de la ley que prioriza fundamentalmente la permanencia de las personas en sus domicilios y entorno, el mayor tiempo posible.

- Importante disminución del empleo que podía generar el Sistema de Atención a la Dependencia al eliminar las ayudas a la contratación, disminuir las ayudas a las asociaciones, disminuir servicios como el Servicio de Atención a Domicilio, plazas de Centros de Día y la paralización de inversiones prioritarias previstas.

- Un aumento muy duro de la sobrecarga de las personas cuidadoras, con el empeoramiento de sus condiciones de vida, así como de sus posibilidades de compatibilizar la vida social y/o laboral con los cuidados, provocando a su vez un aumento de la carga asistencial y económica en el sistema sanitario.

QUE EXIGIMOS COMO PLATAFORMA

Entendemos que ES NECESARIO ACTUAR para superar los retrocesos impuestos por la denominada realidad presupuestaria que además anuncia más recortes. No se puede hacer un llamamiento al ejercicio de realidad para justificar la reducción del presupuesto para atender a la ciudadanía más vulnerable y, al mismo tiempo, aumentar los sueldos de los miembros del Gobierno de Navarra.

Ante esta situación la Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas en Situación de Dependencia EXIGIMOS:

1. La anulación de todos los recortes en materia de atención a la dependencia

2. El desarrollo a medio plazo de servicios de apoyo conforme a las bases que la Ley de Autonomía Personal establece.

3. La habilitación, vía presupuestaria, de la financiación suficiente para el mantenimiento del conjunto del Sistema de prestaciones y ayudas para la atención a la dependencia en Navarra.

ACTUACIONES

Se ha puesto en marcha un MANIFIESTO (adjunto)a través de la página web de la Plataforma para la recogida de firmas que se extenderá a centros y diversos organismos para recabar el máximo número de apoyos para este colectivo afectado.

Se ha lanzado por Internet el ATUABLE “DILE AL GOBIERNO DE NAVARRA QUE NO RECORTE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS MÁS VULNERABLES” porque los derechos sólo se pueden garantizar si se materializan en servicios y prestaciones reales. Si se recorta el presupuesto esto es inviable y es una falacia decir que se van a mantener los derechos.

Recabar la responsabilidad institucional. Acudir al Parlamento, al Defensor del Pueblo y a los organismos y entidades que tengan que ver con la atención a la dependencia para unir esfuerzos en pro de un único objetivo: mantener un sistema de atención capaz de responder a está dura realidad.

Realizar movilizaciones ciudadanas con concentraciones periódicas para dar voz y presencia a un colectivo que tiene grandes dificultades para hacerse oír y valer sus derechos por si mismos. Necesita del apoyo colectivo ya que su entorno familiar sufre una sobrecarga muy importante que debilita su capacidad de actuar.

Dotarnos de una mínima organización para ampliar presencia y ser capaces de abordar otras acciones como Jornadas, charlas de información y sensibilización ya que la dependencia constituye el mayor reto al que se enfrenta la sociedad.

UBICACIÓN

En este recién inicio de andadura la Plataforma ha empezado a reunirse provisionalmente en la Sociedad Zirimola, Calle Calderería, 17. La próxima reunión es el próximo jueves 15 de marzo a las18 horas.

Una vez constituida la Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas con Dependencia y hecha nuestra presentación pública el pasado día 12, queremos manifestar nuestra opinión sobre la carta enviada por la Consejera Elena Torres como respuesta a nuestro Actuable: DILE AL GOBIERNO DE NAVARRA QUE NO RECORTE NUESTROS DERECHOS y sus declaraciones posteriores a nuestra presentación .

No compartimos su visión sobre la atención a la dependencia en Navarra. Disentimos de su soñada y envidiada Navarra, difícil de sostener a la luz de los informes sobre el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía. El ejercicio de realidad en nuestro caso no es un eslogan sino el resultado de la vivencia diaria y las experiencias acumuladas en os cuidados a las personas con dependencia y tiene que ver con el cariño, la empatía y la responsabilidad hacia quienes están en una situación vulnerable.

Con el mismo respeto que en la carta dice usted tener por nuestras opiniones nos permitimos salir al paso de algunas afirmaciones.

Dice que se atiende a todas las personas con derecho subjetivo y se está pagando en tiempo y forma. Sin embargo hemos tenido en el limbo a 849 dependientes con derecho reconocido, algunos desde el 2009 que habían solicitado ayudas para costear plazas residenciales, centros de día o estancias temporales y que no cobraron hasta este año. 68 ya habían fallecido. Los dependientes moderados 2 que Navarra ha incorporado al sistema (también Àlava y Bizkaya) están, en su mayoría, en ese limbo que es el derecho reconocido pero pendiente de pago de las prestaciones. Los severos 1 con ayudas mínimas para cuidados en el domicilio no perciben la cuantía que aparece en su carta y en los medios de comunicación. No están percibiendo 180€ sino 162€ por un error en la Ley de Presupuestos, rectificada por la Orden Foral 19/2011, de 28 de diciembre, pero no en los pagos a los dependientes.

Su afirmación de que el espíritu de la Ley no es mejorar la economía de las familias con las prestaciones, sino ofrecer servicios y atención especializada a las personas con dependencia deja al descubierto su total desconocimiento sobre las familias cuidadoras que sólo perciben ayudas las que demuestran una necesidad real cada vez más exigente. La Cámara de Comptos en su informe de marzo de 2011 ponía de manifiesto que la rebaja en la financiación del Gobierno de Navarra para la dependencia se está traspasando en el mismo porcentaje a los dependientes y sus familias. Ha herido la sensibilidad de quienes hacen incontables esfuerzos para cubrir la insuficiencia de servicios y profesionales. La atención a la dependencia conlleva sobrecarga física, psicológica y económica, ampliamente documentada por los servicios sociales y sanitarios.

No cuelgue el cartel de aprovechadas a las familias cuidadoras y responda a las expectativas que la Ley generó en ellas. Empiece a poner en marcha los servicios especializados que faltan, aumente las plazas en recursos intermedios (centros de día, estancias temporales y respiro familiar). Ofrezca servicios y empleo de calidad, otra de las grandes expectativas frustradas. Navarra (datos del último dictamen del Observatorio Estatal para el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía) está a la cola en creación de empleos SAAD, el 2,5% por cada 1000 habitantes, por debajo de la media estatal de 2,7% y muy lejos de La Rioja con 5,5% o la CAV con 3,8%.

Sobre las bondades del Presupuesto del 2012 destacamos como ejemplo de información sesgada y de insuficiencia de servicios en Navarra, la referente a las personas con enfermedad mental, 19.149, de las cuales 6.554 padecen trastornos mentales graves (datos última Memoria de Salud Mental del Gobierno de Navarra 2010). Decía en su carta del día 1 que en breve se abriría la Residencia Hogar Félix Garrido con 25 plazas residenciales, inaugurada a finales del 2010 pero sin servicio hasta ahora. Nos ha alegrado que el día 12, coincidiendo con la presentación de la Plataforma, volviera a visitar la residencia vacía para anunciar su eminente puesta en marcha.

A cuenta gotas se pone en marcha una de las cuatros residencias hogares previstas en el 2007, como respuesta a una larga reivindicación colectiva y al Informe de la Defensora del Pueblo calificando la situación de los enfermos mentales en Navarra como de emergencia social. Faltan plazas de Residencia Asistida, recursos intermedios, no se ha cumplido la disposición final de la Ley 1/2011, de 15 de febrero que daba al Gobierno de Navarra un plazo de tres meses para remitir al Parlamento un informe sobre la atención de las personas con enfermedad mental grave al amparo de la ley de Promoción de la Autonomía y de la Cartera de Servicios Sociales, tampoco la Resolución de octubre de 2010 que pedía revisar el Plan Sociosanitario y presentar una carta de servicios sociales específicos.

Podríamos seguir enumerando la carencia de plazas y servicios especializados para las más de mil personas con déficit intelectual y trastorno mental grave en Navarra o, la falta de Centros de Día y Residencias para dependientes con síndrome autista que funcionan en las demás Comunidades, incluso en la vecina La Rioja con una población muy inferior a la nuestra. Son algunos ejemplos de lo mucho que se puede hacer en esta materia. Por tanto, es una verdad a medias decir que Navarra permite generosamente a las personas con dependencia decidir qué prestación quieren recibir. No se puede elegir en el vacío.

En cuanto a su respuesta al surgimiento de nuestra Plataforma, permítanos dudar de su declaración de claro compromiso de su departamento con la Ley de Promoción de la Autonomía. Si lo tiene, utilícelo en el seno del Gobierno de Navarra para anular los recortes que afectan al cuidado de las personas con dependencia, desarrolle a medio plazo los servicios y el apoyo de profesionales que la Ley establecía como bases para los cuidados y, en la anunciada revisión de los Presupuestos del 2012, materialice una línea presupuestaria realista para la atención a la dependencia.

La línea roja a la que se refería en sus declaraciones, que sea de rojo Foral para negociar con el Gobierno del Estado la salvaguarda del gran avance social que representa esta Ley. Los datos del último dictamen del Observatorio Estatal de la Ley de dependencia ponen de manifiesto que estamos también a la cola en el esfuerzo económico (habitante/año) que hace la Administración Central en nuestra Comunidad y bastante alejados de las Comunidades vecinas. Actúe con decisión para evitar el retroceso de la Ley, como ha hecho con la incorporación de los moderados 2 al sistema y mejore la prevención a la dependencia, anulando sus últimos recortes.

Le pedimos que su departamento no adopte decisiones que profundizan más el menoscabo de derechos y garantías para las personas en situación de vulnerabilidad. Si Navarra utiliza equitativamente su singularidad fiscal (por ejemplo en lo referente a las rebajas fiscales en patrimonio y grandes ingresos, superiores a las del Estado) tiene suficiente margen para hacer lo que expresa en su carta de uso justo, equilibrado, solidario y redistributivo de los recursos.

En tanto en cuanto esto no se produzca, la Plataforma para la Defensa de los Derechos de las Personas con Dependencia buscará en el ámbito institucional y social apoyo para unas reivindicaciones que consideramos justas, imprescindibles coincidiendo con otros movimientos, y razonables como ha manifestado el Defensor del Pueblo. Es necesario no retroceder ni recortar en Navarra y, a partir de ahí, avanzar a medio plazo en la mejora de conjunto del Sistema de Atención a la Dependencia. Nuestra mano tendida a su Consejería y al Gobierno de Navarra en esta dirección.