Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 00:35

TUDELA

Luz verde al Presupuesto... y mucha división

Luz verde al Presupuesto... y mucha división

El equipo de gobierno sacó adelante este pasado lunes el Presupuesto Municipal para el año 2017 en un pleno ordinario en el que se evidenció, por encima de todo, que la división existente entre los tres grupos que sustentan al ejecutivo tudelano y la oposición es cada vez mayor cuando aún no se ha cumplido la mitad de la legislatura. Los 38.730.205,51 euros aprobados -aunque se celebrará otro pleno para dar luz verde al apartado de inversiones- fueron sacados adelante con los votos favorables de I-E, PSN y Tudela Puede. El resto de formaciones votó en contra e Ignacio Martínez, concejal no adscrito, se abstuvo.

La sesión estuvo plagada de tensión en el turno de réplicas, en el que las acusaciones se endurecieron, sobre todo entre Izquierda-Ezkerra y UPN y PPN. A las diferencias existentes a cuenta del Presupuesto se unieron las que generó también la aprobación de la plantilla orgánica de este año, después de que el pasado viernes 24 de marzo se conociera que el sindicato LAB había ganado un recurso en el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) que anula parcialmente la plantilla de 2016. Pese a que el propio alcalde, Eneko Larrarte, reconoció que se trataba de “un tirón de orejas del TAN”, se decidió continuar adelante con la votación de la plantilla de 2017.

"Que el 50% de enmiendas que presenta UPN no se sostengan técnicamente es de traca"

Eneko Larrarte

Alcalde de Tudela

Especialmente críticos fueron los componentes de UPN. Su portavoz Carlos Moreno consideró que el pleno que se estaba celebrando era “un despropósito”, por tener que aprobar el presupuesto en dos sesiones. Maribel Echave llegó a pedir que se retirara del orden del día la aprobación de la plantilla orgánica tras la admisión a trámite del mencionado recurso al TAN, una observación que más tarde apoyaría el PPN. Además, UPN tachó al equipo de gobierno de “pedigüeño” por, a su juicio, depender en exceso de las ayudas de Europa y del Gobierno de Navarra. Una crítica que no gustó a Larrarte, quien replicó que seguirían siendo pedigüeños. “Ese es nuestro trabajo. Tratar de mejorar la ciudad y la vida de nuestros vecinos con el aporte de la financiación ajena y reduciendo al máximo el coste para el Ayuntamiento”, señaló.

"Para nosotros, ustedes ya no tienen el beneficio de la duda con respecto al tema de la plantilla orgánica"

José Suárez

Edil del PPN

La CUP, representada por su único edil, Gustavo Gil, también fue muy crítica con el tema de la plantilla, aunque sí que valoró positivamente aspectos de la gestión del equipo de gobierno como la obtención de financiación externa para proyectos en la ciudad. Finalmente, la agrupación de electores votó en contra de las cuentas al considerar que I-E, PSN y Tudela Puede no habían mostrado transparencia a la hora de trasladar información sobre el borrador a los grupos de la oposición y “por la falta de valentía del equipo de gobierno en la apuesta por el fomento euskera”.

Por su parte, el PPN aseguró que “no podía aprobar el presupuesto” porque “no estaba pensado para solucionar los problemas de Tudela, especialmente los relativos al desarrollo económico”.

"El equipo de gobierno está vendiendo un cambio en la ciudad que no existe"

Carlos Moreno

Portavoz de UPN

Solo dos enmiendas

Los grupos de la oposición coincidieron en tachar la preparación del borrador de Presupuesto de un proceso poco transparente. Todos ellos, además, llevaron al pleno alrededor de una decena de enmiendas (15 la CUP, 14 UPN y 7 el PPN). De todas ellas, solamente se incorporaron al Presupuesto una de la CUP para la instalación de puertas automatizadas en edificios municipales (24.750€) y una de UPN para aumentar en 13.000 euros la partida de gastos dirigidos a organizar actividades para la juventud.