Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 17 de abril de 2021
  • Actualizado 06:28

TUDELA

Los trabajadores de la residencia de ancianos de Caparroso se movilizan

Los trabajadores de la residencia de ancianos de Caparroso se movilizan

Las trabajadoras de la Residencia de ancianos de Caparroso se concentraron delante de las puertas del centro, iniciando así las movilizaciones "en defensa de sus condiciones de trabajo y su convenio". Han colocado además una pancarta informativa a la vista de los vecinos, denunciando la situación en la que se encuentran y van a solicitar una reunión a la alcaldesa, para transmitirle de primera mano, su situación laboral, el deterioro de la misma, así como la preocupación de como se hace la gestión diaria.



La residencia José Ramón Zalduendo cuenta con 22 plazas, lista de espera para entrar y cuenta con 9 trabajadoras( cuando asumió IDEA la gestión eran 11 para los mismos residentes). Es de propiedad municipal, aunque lleva la gestión de la misma la empresa IDEA-INNOVACION Y DESARROLLO ASISTENCIAL- quienes en mayo del año 2013, cuando se iniciaron las conversaciones para renovar el Convenio de empresa, les planteo una rebaja de salario del 10 % e incrementar las horas de trabajo anuales en 113 horas.



Tras varias reuniones en las que no se produjeron avances, la empresa IDEA, de forma unilateral y rompiendo la mesa negociadora, les comunicó por escrito y sin previo aviso a las trabajadoras que procedía a modificarles las condiciones laborales e imponerles las del convenio estatal de Residencias de ancianos. La inmediata denuncia en los juzgados por parte de las trabajadoras, hizo que IDEA reconsiderase la situación, mantuviese la mesa negociadora abierta y continuara aplicando el convenio propio, el que legalmente les pertenece.



A pesar de esto, la situación en los últimos meses no ha tenido avances significativos en la renovación del Convenio, al contrario, el funcionamiento en el día a día se ha ido deteriorando, con ejemplos cómo, no cubrir las bajas o ausencias de trabajadoras(los mismos residentes pero atendidos con menos recursos) o ni tan siquiera proporcionar el calzado y la ropa que por ley corresponde a las trabajadoras.



Ante esta coyuntura la plantilla ha tomado la decisión de pelear por mantener unas condiciones dignas de trabajo, en el convencimiento que unas condiciones dignas de las trabajadoras redundaran en un mejor servicio a nuestros abuelos y abuelas, en cuya atención nos volcamos y volcaremos todos los días.