Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 23 de septiembre de 2020
  • Actualizado 04:22

PAMPLONA/IRUÑA

La Presidenta Barcina plantea a los empresarios la necesidad de una reforma fiscal consensuada y participada

La Presidenta Barcina plantea a los empresarios la necesidad de una reforma fiscal consensuada y participada

La Presidenta de

Navarra, Yolanda Barcina, ha explicado este jueves ante los

representantes de veinticinco

empresas los objetivos

generales de la reforma

tributaria que prepara el

Gobierno de Navarra.

Barcina ha insistido en la

necesidad de diseñar un mapa

tributario “acorde" con la actual

coyuntura socioeconómica y

que sirva como "catalizador" para la recuperación del consumo de los

ciudadanos y de la actividad empresarial. La Presidenta ha explicado que

el objetivo del Gobierno de Navarra es “que aumente la recaudación

tributaria gracias a la reactivación de la actividad económica” y que, para

ello, “sería positivo reducir la actual carga impositiva”.

Según el calendario que se ha presentado a los empresarios, la

reforma fiscal será diseñada y presentada durante el primer semestre del

año. Dentro de este cronograma, se incluye el actual proceso de

participación pública. La Presidenta ha explicado que este proceso está

abierto a todos los ciudadanos y, “especialmente, a los principales

agentes sociales y económicos”, entre los que se incluyen las empresas

presentes en la reunión. Anteriormente también se ha cursado invitación

para participar a los miembros del Consejo Económico y Social de

Navarra, a los del Consejo Navarro del Trabajo Autónomo y a diferentes

organizaciones empresariales.

El propósito de abrir la

reforma a la participación es

que el resultado sea “lo más

consensuado posible” para

que el nuevo sistema tributario

se pueda mantener estable

durante los próximos años.

En sus intervenciones, los representantes de las

empresas han considerado “positiva" la oportunidad de realizar

aportaciones a una reforma que, creen, "es fundamental que

genere un marco fiscal estable que sirva para las actuales

empresas y las que puedan llegar en el futuro”.

Objetivos concretos

En cuanto al IRPF se revisarán las cuantías de los tipos máximos. En este sentido, habrá que tener

en cuenta el resultado de la reforma fiscal que promueve el Gobierno central, ya que deberá existir una

correcta proporción entre la imposición directa y la indirecta, fundamentalmente el IVA. Además se

propone una revisión del actual sistema de módulos para aproximar la contribución al rendimiento real de

los trabajadores autónomos.

Por otro lado, el proceso de reforma fiscal estudiará también una posible modificación del Impuesto

de Patrimonio. Y en lo que tiene que ver directamente con las empresas, se van a revisar los actuales

tipos del Impuesto de Sociedades y se estudia establecer un suelo tributario en función de los beneficios

obtenidos.

Además, se propone analizar la validez de las actuales deducciones e incentivos fiscales con el fin

de que realmente sirvan para el objetivo para el que fueron puestos en marcha. Actualmente los

beneficios fiscales suponen más de 1.361 millones de euros, aunque más de la mitad son consecuencia

de las exenciones de IVA, impuesto que Navarra debe aplicar de la misma manera que en las

comunidades de régimen común.

Representantes de empresas

Además de los miembros del Gobierno de Navarra, a la reunión han asistido representantes de las empresas más importantes de la Comunidad Foral, entre los que se encontraba el ribero Antonio Ullate, de Mecacontrol.