Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 06:21

TUDELA

La nueva depuradora pone fin a los problemas del agua en Cortes

La nueva depuradora pone fin a los problemas del agua en Cortes

Con la puesta en marcha de la nueva planta potabilizadora de Cortes, en la que se han invertido 2 millones de euros de los que Administración Local ha aportado 1,5, se pone fin a los problemas con el agua en esta localidad ribera. Así lo aseguraron, al menos, el alcalde socialista, Javier Blasco, y la consejera del departamento, Amelia Salanueva, durante el acto de inauguración de esta obra, celebrado recientemente, pese a que la ETAP lleva funcionando algo más de un mes. La inversión realizada ha permitido mejorar la calidad, cantidad y presión del agua de boca que consumen los 3.400 habitantes de Cortes, con la construcción de una nueva estación de tratamiento, un depósito regulador y la conducción maestra hasta la red de distribución del municipio. Junto al alcalde y a la consejera acudieron a la inauguración de la potabilizadora cortesina el director general del Departamento, Pedro Pegenaute Garde, el parlamentario socialista José Luis Izco y el resto de representantes municipales del Ayuntamiento cortesino, así como técnicos y responsables de las empresas adjudicatarias.

Captar el agua del Moncayo

En los últimos tiempos, Cortes se ha visto afectada por sucesivos problemas que afectaban a la calidad del agua de consumo, desde siempre cuestionada en esta villa donde la mayor parte de la población compra el agua embotellada. Tras los episodios de los trihalometanos (sustancia cancerígena que se forma de la reacción de la materia orgánica con el cloro), la nueva planta potabilizadora, aprobada en su día por unanimidad por todos los grupos municipales, se veía como la solución definitiva a un problema achacado por el alcalde, Javier Blasco, a la antigua depuradora que se había quedado obsoleta tras 43 años de servicio. Sin embargo, tras ponerse en funcionamiento el nuevo proyecto, los problemas surgieron de nuevo al detectarse en uno de los análisis rutinarios del Instituto de Salud Pública, la presencia en el agua de acrilamidas, un producto que se usa para tratar el agua y que en niveles muy elevados puede resultar nocivo. La empresa encargada de gestionar el tratamiento de esta ETAP es Hidroambiente. A esto se unió el hecho de que las bombas de la nueva estación removieron el lodo acumulado en el depósito regulador que ha tenido que ser vaciado para su completo limpiado. Según informó Blasco, se espera que en los próximos días todo esto quede subsanado para que la nueva planta entre a pleno rendimiento. Este depósito, de 2.400 m3, servirá para tratar el agua, contemplando en esencia la oxidación de la materia orgánica con permanganato potásico y/o dióxido de cloro, con el fin de evitar los trihalometanos.

De los otros dos grupos municipales, CIC siempre ha defendido la necesidad de captar el agua de la Mancomunidad del Moncayo y no del Canal de Lodosa para acabar con los problemas del agua. Así, durante la inauguración de la ETAP hizo entrega a Salanueva de un manifiesto en el que insistía en esta posibilidad, amparándose en que “el agua del Canal de Lodosa no vale para el consumo humano”. A tal respecto, la consejera de Administración Local defendió que en la actualidad tal demanda no sería posible porque “el Moncayo no dispone de agua suficiente”. Además, Salanueva apostó por “ver lo que nos depara el futuro”, tras la inversión realizada en la nueva planta, que, en su opinión, “garantiza un agua a Cortes de igual calidad o mejor que la de otros municipios”. No obstante, reconoció que la solución definitiva será el Canal de Navarra, en Cortes para 2011-12.