Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 21 de febrero de 2020
  • Actualizado 06:04

TUDELA

La innovación, clave en la gestión del agua

La innovación, clave en la gestión del agua

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, destacó la importancia del agua y de la innovación, incidiendo en el “desafío permanente de gestionar eficientemente el agua”. Lobón dijo que Aragón es punta de lanza en esta materia, siendo la innovación una clave esencial para conseguir ese reto. Aragón, ha apuntado Modesto Lobón, es referente hídrico para otras comunidades autónomas.

Por su parte, Alfredo Cajal,  director del Instituto Aragonés del Agua, recordó que en diez años dicho Instituto ha aportado (en concepto de subvenciones a municipios) un total de 250 millones de euros; además, ha destinado otros 150 millones de euros a la ejecución de obras correspondientes al ciclo integral del agua.

Cajal anunció que las subvenciones, dada la situación financiera general, irán en retroceso, con lo que cada ayuntamiento deberá ser a partir de ahora el que se encargue de la renovación de las redes de abastecimiento y de alcantarillado.

La cifra para la renovación de estas infraestructuras en Aragón se elevaría a más de 2.000 millones de euros.

El mensaje que se quiere lanzar está orientado a los ayuntamientos pero también, y sobre todo, a la población en general, ya que “todos debemos ser conscientes de asumir el coste de prestar el servicio de abastecimiento de agua”, apuntilló.

Alfredo Cajal lamentó que la gestión del agua (competencia municipal) siga siendo deficiente en muchos casos. Que todavía hay tuberías de fibrocemento (material prohibido a fecha de hoy), y que se han detectado tomas ilegales de agua y casos de riego de huertos con agua potable.

Hay consumos en Aragón que superan con creces lo que se estima como razonable, consumos que alcanzan incluso los 1.000 litros por persona y día. Lo razonable serían 140 ó 150 litros.

El Instituto Aragonés del Agua apunta que se debe diagnosticar la situación de las redes de abastecimiento y planificar su renovación paulatina (se aporta la cifra de un 2% cada año para completar la red en el periodo de 50 años). De hecho, este organismo ha creado un visor que radiografía la situación de cada municipio. Será la base documental sobre la que trabajar en la planificación posterior.