Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 06 de abril de 2020
  • Actualizado 16:58

CARCASTILLO

La fiesta toca su fin

El disparo del chupinazo, protagonizado por el edil de Industria, Benito Sánchez Ruiz, dio el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de Villafranca el pasado jueves día 15. Desde ese momento, la localidad ribera ha vivido inmersa en un ambiente de juerga y bullicio constante, que ya toca a su fin. Mañana, a las doce en punto de la noche, el pobre de mí pondrá punto y final a unos festejos que han supuesto al Ayuntamiento ribero un desembolso económico de120.000 euros y que ha seguido la línea de años anteriores. Los espectáculos taurinos han vuelto a ser el plato fuerte de estas ocho jornadas festivas, sin despreciar la ambientación musical, los almuerzos y comidas populares, los concursos, como el ya tradicional certamen de bebedores de bota de vino, o los actos infantiles. En suma, de todo y para todos los gustos. Y nunca mejor dicho porque incluso los inmigrantes han contado con su propia jornada, dentro del programa de Villafranca.