Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 16 de noviembre de 2019
  • Actualizado 00:44

TUDELA

Juan Luis Chueca: "Ojalá este 2018 sea por fin el año del Casco Antiguo de Tudela"

Este viernes 19, el Centro Cultural Castel Ruiz (20:30 horas) acoge un debate sobre el estado del barrio en el que participarán representantes de todos los grupos con representación en el Ayuntamiento de Tudela. El presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo hace un paso de las claves de este encuentro.

Juan Luis Chueca, presidente de la Asociación de Amigos del Casco Antiguo de Tudela
Juan Luis Chueca, presidente de la Asociación de Amigos del Casco Antiguo de Tudela
Juan Luis Chueca: "Ojalá este 2018 sea por fin el año del Casco Antiguo de Tudela"

Este viernes 19 de enero (20:00 horas, Centro Cultural Castel Ruiz), el alcalde de Tudela, Eneko Larrarte, y los portavoces de los diferentes grupos políticos con representación en el Ayuntamiento protagonizarán un debate sobre el estado actual del Casco Antiguo de la ciudad. Está organizado por la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, cuyo presidente, Juan Luis Chueca, agradece la predisposición a someterse a juicio público de todos los que formarán parte del encuentro. “Lo valoramos mucho, es la primera vez que ocurre algo así con un alcalde en el cargo en Tudela y además servirá para comprobar si se ha hecho todo lo que se trató en el debate que celebramos hace dos años y medio, antes de las elecciones”, señala.

La asociación ha impulsado este nuevo ‘cara a cara’ con la ciudadanía con el objetivo de poner sobre la mesa en qué grado se han cumplido los compromisos y en parte por qué sus socios comparten una sensación algo ambigua. “Por una parte no dejamos de tener esperenza en que se mire al barrio, y ojalá que este 2018 sea su año. Pero también debemos reconocer algo de decepción. Anhelábamos mucho el cambio de gobierno y hasta ahora no ha cumplido nuestras expectativas del todo”, señala Chueca.

Algunos pasos

Si bien el presidente de la asociación considera que el tripartito ha dado algunos pasos con respecto al Casco Antiguo, los define como insuficientes. “Valoramos aspectos como la peatonalización o el camuflaje y retirada de contenedores en algunos puntos clave del barrio. No obstante, percibimos que hay aspectos pendientes para trabajar a fondo: sigue habiendo puntos negros visualmente hablando, no se ha abordado el tema de la convivencia a fondo, no se ha mejorado la atención turística ni se ha avanzado en accesibilidad”, explica Chueca.

Estos son solo algunos de los aspectos negativos que resaltan desde la asociación, cuyas aportaciones y bases de trabajo  durante los años anteriores no se han tomado en consideración por parte del equipo de gobierno, en opinión de Chueca. “Parece como si hubiesen querido empezar de cero en muchos aspectos, como el tema de San Nicolás, que ahora mismo está parado. Y además les costó muchísimo arrancar con algunos proyectos que llevan tiempo anunciándose y que, al no haberse materializado de momento, no podemos llegar a valorar del todo”, explica.

Algunos de esos proyectos son el acondicionamiento del Cerro de Santa Bárbara, el parking de Terraplén o la renovación urbanística de la zona del Horno Coscolín. “Son proyecciones muy positivas para el barrio y parece que empiezan a moverse, pero ya estuvimos diez años con el tema del Horno Coscolín parado, por ejemplo. Lo único que pedimos es que no vuelva a ocurrir lo mismo”, recalca Chueca.

Poca participación

Otra de las reivindicaciones que pudieron verse en aquel debate preelectoral de 2015 fue la de una mayor participación en las decisiones sobre el Casco Antiguo. Para la asociación, este ha sido otro de los aspectos en los que no se han terminado de culminar los aires de cambio. “Las mesas, la del Casco Antiguo, la del Ruido, no han funcionado con regularidad y consideramos que el Ayuntamiento no ha sabido potenciar esa participación de la que hablaban en la campaña”, señala Chueca, quien reconoce que la entidad que preside “no acudió voluntariamente” a la última Mesa del Ruido, en julio de 2017. “Llevábamos meses pidiendo reuniones y solo nos concovaron para hablar de los horarios de los bares y de la música en la calle en fiestas de Santa Ana. Creemos que no se puede reivindicar que una mesa sea ‘de convivencia’ y solo se convoque para esto. Los temas a trabajar podrían ser muchos más. Por eso decidimos no asistir”, matiza. Aún así, el presidente valora que en la última Mesa del Casco Antiguo acudiesen técnicos de la casa. “Creo que la mesa es una herramienta útil y que se debe darle continuidad”, añade.

El debate de este viernes será no solo una oportunidad para fiscalizar la acción municipal con respecto a un Casco Antiguo que en este año prevé multitud de proyectos públicos y también privados, como un hotel de cuatro estrellas en la calle Rúa proyectado por cuatro jóvenes emprendedores tudelanos. También, para Chueca, significa una nueva reivindicación de esta zona de Tudela como clave para el desarrollo de la ciudad. “Creo que cualquier vecino de Tudela tiene que entender que no se le puede dar el mismo trato a una zona nueva de nuestra ciudad que a este barrio. Simplemente por todo lo que aporta a Tudela y a sus habitantes en términos turísticos o de ocio, que es muchísimo”, explica.

“Desde hace 40 años, a este Casco Antiguo se le ha dejado ‘morir’ en cierta manera y ahora está en la UCI. Pero aún tenemos esperanza en que se apueste por su revitalización y rehabilitación y por fomentar el emprendimiento con mayor diversidad de negocios, entre otras muchas cosas a mejorar”, sentencia el presidente