Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 15 de julio de 2020
  • Actualizado 10:37

FITERO

"Es duro el momento de llegar y no tener muy claro qué va a ser de ti en los próximos meses"

Hablamos con un joven fiterano que reside actualmente en Australia sobre su experiencia viviendo en el país oceánico y sobre los múltiples incendios que están sufriendo.
Javier Frías disfrutando de su experiencia australiana
Javier Frías disfrutando de su experiencia australiana
"Es duro el momento de llegar y no tener muy claro qué va a ser de ti en los próximos meses"

Javier Frías es un joven fiterano que lleva desde noviembre viviendo en Australia. Es graduado en periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y tiene un Máster de Periodismo Deportivo. Durante estos años ha trabajado en el Diario de Noticias y en el departamento de comunicación del CIMA Nuevas Tecnologías Informáticas. Nos ponemos en contacto con él para conocer su experiencia personal en esta nueva etapa de su vida y para leer cómo se están viviendo los incendios que están devastando el país oceánico.  

¿Cuándo llegó a Australia?

Llegué a mediados de noviembre a Brisbane, que es la ciudad en donde he estado viviendo todo el tiempo. Brisbane es la tercera ciudad en número de habitantes tras Sídney y Melbourne (algo más de dos millones de personas) y es una ciudad tranquila y con buen clima. Siempre hace calor, incluso en invierno he leído que las temperaturas son suaves, pero tampoco hace un calor exagerado como en otras partes.

¿Qué le motivó a emigrar?

No fue fácil tomar la decisión porque en España tenía un buen trabajo y una vida cómoda, pero era una idea que tenía en la cabeza desde hace tiempo y con 27 años decidí que era el momento adecuado. 

La razón principal es porque quiero aprender de verdad inglés, ya que creo que es fundamental para mi trabajo y lo va a ser más en el futuro. Además, aprender un idioma no es sencillo solo recibiendo clases, sino que tienes que salir al extranjero para hacerlo. Al final es la necesidad lo que te hace aprender.

Además de por aprender inglés, también por el aprendizaje que conlleva hacer un viaje de esta índole y me apetecía conocer un poco de mundo.

¿Por qué Australia?

Tenía varias opciones como algún país del Reino Unido o Canadá, pero al final pensé que ya que me quería ir para unos meses, qué mejor que hacerlo a un lugar lejano donde no es habitual viajar. Irlanda o Inglaterra siempre son más accesible. 

A partir de ahí, Australia ofrece varias posibilidades para entrar al país, Visa de Estudiante o Visa Work and Holiday, que es con la que estoy yo y que te permite estudiar, trabajar o simplemente hacer turismo durante un año entero con posibilidad de renovar otro si cumples unos requisitos.

¿Cómo está siendo la experiencia?

De momento positiva. Vine con una agencia que se llama AussieYouToo, que son jóvenes españoles que te ayudan cuando llegas con los primeros trámites y organizan eventos donde conocer a otros españoles, así no te sientes solo al llegar. Además, estoy estudiando ingles en una academia durante estos primeros tres meses y ahí conoces a gente de muchísimos países. 

Viajar no he podido viajar mucho de momento, aunque sí he podido visitar Melbourne y algunos pueblos costeros del sur, por lo que en este aspecto espero poder seguir descubriendo lugares en estos meses.

Javier Frías disfrutando de su experiencia australiana 1

¿Fue duro el aterrizaje?

Sí, claro. Es duro el momento de llegar y no tener muy claro qué va a ser de ti en los próximos meses. Aunque es cierto que con la agencia tenía un apoyo, lo único fijo que había contratado previamente era un hostal para cinco días y la academia para tres meses. Luego todo va surgiendo, encontré una habitación en esa primera semana y al empezar las clases comienzas a conocer gente. 

Luego es cierto que uno de los debes es que no te involucras mucho en lo que es el día a día del país, pues en mi caso vivo con dos brasileños y un indio, en la academia somos todos extranjeros y las quedadas las hacemos con españoles, por lo que, en mi caso al menos, no te relacionas mucho con lo que es la realidad de la vida australiana.

Sí que hay cambios en los horarios, aquí la vida se adelanta un par de horas más o menos con respecto a España. Amanece para las 5.30 horas y anochece para las 19 (hay que tener en cuenta que es verano), las comidas, cenas, las horas del comercio o las horas de salir de fiesta son antes. A partir de ahí tampoco hay veo grandes diferencias.

¿Qué es lo que más echa de menos?

No poder ver los partidos de Osasuna (ríe). Al final en España tengo a la familia, a los amigos, tenía una vida cómoda. Aquí cuando llegas tienes que empezar desde cero con trabajos precarios, no entiendes demasiado el idioma... es un cambio demasiado grande y siempre echas un poco de menos la vida que llevaba allí. 

Luego hay otros aspectos como puede ser la comida, que es cierto que no es gran cosa, que para mí son secundarios.

Javier Frías disfrutando de su experiencia australiana 3

¿A qué se dedica ahora en Australia?

Estoy estudiando en una academia de inglés de lunes a viernes entre las 9 y las 15h. y luego me he buscado un trabajo repartiendo comida a domicilio en bicicleta. Es un trabajo en el que no ganas gran cosa, pero te permite trabajar cuando quieras y no se necesita experiencia ni gran nivel de inglés. 

De momento me vale para ir tirando, pero cuando termine la academia, tenga más confianza con el inglés y tenga total disponibilidad de tiempo intentaré buscar algún trabajo mejor.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

Cuando llegas te sorprende todo. Las ciudades están construidas a lo grande con edificios enormes y muy iluminado. Tienes una cantidad enorme de parques y zonas verdes, incluso en Brisbane hay una playa artificial en la parte más céntrica. 

Cuando visité la zona del sur me sorprendió que los pueblos son distintos a los de España, son zonas totalmente rurales, con casas y campo entremezclado y donde puedes encontrar animales como canguros caminando por el pueblo.

En cuanto a la forma de ser, les encantan los bares, la música en directo y la fiesta, así que en ese sentido son parecidos a nosotros. 

¿Le ha tocado encontrarse con algún navarro?

Sí, el mundo es más pequeño de lo que nos parece. Cuando tome la decisión de venir conseguí un montón de contactos a través de amigos de amigos que vivían o habían vivido en Australia. Luego una vez estando aquí conocí a un chico de Pamplona que me ayudó durante los primeros días, aunque ya está de vuelta por Navarra. Luego en el mismo bloque donde vivo hay un chico de Baranain, conozco a otro de Lacunza y tengo el contacto de una chica de Arguedas, todos esos solo en Brisbane.

También fue curioso que en el mismo vuelo que el mío venía con otro chico de Andosilla y contactamos un par de días antes por internet. Se llama David y está viviendo en Goald Coast, una ciudad cercana a Brisbane.

¿Cómo se vive desde la lejanía la actualidad española y navarra? 

Quizás por mi condición de periodista y de seguidor de Osasuna no suelo perder hilo de la actualidad de España o del equipo rojillo a través de las redes sociales o cuando hablo con familia y amigos. Me gusta estar pendiente de lo que pasa, aunque es cierto que tampoco tienes la saturación que tenéis allí, puesto que televisión de España no veo nada.

Y desde aquí estamos con las manos en la cabeza viendo los incendios de Australia, ¿cómo se está viviendo allí?

La situación es bastante grave y está presente en todos los lugares; por la calle hay gente pidiendo que colabores, en los grupos de Facebook en los que estoy metido hay también llamadas a ayudar, en los eventos deportivos también te ponen canales para colaborar..

Pero por otro lado también hay que decir que en las grandes ciudades se hace vida totalmente normal. En Sidney hay días en los que llega el humo, pero los alrededores de Brisbane no están tan afectados. Si alguien está pensando visitar Australia o venir una temporada a vivir hay que decir que se puede hacer sin problema, que son las zonas rurales las más afectadas.

Por último, ¿cuándo le volveremos a ver tierras fiteranas?

Mi idea es volver para septiembre, aunque no tengo billete de vuelta, todo dependerá de cómo me vaya a partir de terminar la academia, pero mi idea es esa.