Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 23:31

TUDELA

Izquierda Ezquerra ante problemas del Casco Antiguo

Izquierda Ezquerra ante problemas del Casco Antiguo

Estos días, todos los partidos andamos contando nuestros programas de cara a las elecciones del 22 de Mayo, de cuanto vamos a hacer por nuestra Tudela y su ciudadanía, pero la realidad cotidiana es muy tozuda, no espera a nadie y no sabe de promesas sino de hechos. Hace pocos días la propia Asociación de Vecinos del Casco Antiguo presentó una serie de propuestas de mejora para nuestro barrio histórico de Tudela, que habían transmitido tanto al Ayuntamiento, recogiendo firmas para ser atendidos.

Al Igual que Izquierda Ezkerra también pedían que era necesario abordar un Plan global de actuación para el casco antiguo, que coordinase todas las concejalías y que agilizase la respuesta a los numerosos problemas que hay en el barrio: limpieza, tráfico, convivencia, ruidos, edificios en ruinas, solares abandonados… problemas sobre los que había que trabajar durante la legislatura y no quedarse en pura retórica de campaña electoral.

Estos días se ha puesto de manifiesto uno más de esos problemas. En la Calle Dombriz del Casco Antiguo, son varios los vecinos y vecinas afectadas por una plaga de termitas: personas mayores con necesidades de dependencia, parejas jóvenes que decidieron vivir e instalar sus negocios en el barrio. Gentes que apostaron por vivir en el Casco Antiguo y hoy se ven abocados a dejar sus casas por los daños causados por esta plaga, si antes no se remedia. Si no se corta podría afectar a más edificios de las calles adyacentes e incluso llegar hasta las casas de la Plaza Vieja. La no intervención sobre esta plaga podría llegar a suponer la necesidad del derribo de parte de los edificios del Casco Antiguo de Tudela.

Estamos ante un hecho ya denunciado por vecinos y vecinas con anterioridad. Es urgente y necesario intervenir ya, es responsabilidad del equipo de Gobierno del Ayuntamiento poner remedio cuanto antes. Es algo que va más allá de un problema puntual de un vecino en su casa, y no basta con decir “ya lo estudiaremos, ya los miraremos”. Hay que actuar por parte del Ayuntamiento de manera coordinada con las vecinas y vecinos, ya no sólo por paliar los daños existentes hasta el momento, sino también por controlar y erradicar la plaga, antes de que pudiera extenderse a otros inmuebles.