Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 22 de enero de 2020
  • Actualizado 21:50

TUDELA

Izquierda Ezkerra "reafirma su compromiso" en el tripartito de Tudela

Izquierda Ezkerra "reafirma su compromiso" en el tripartito de Tudela

"Nuestro compromiso con el tripartito que formamos junto a PSN y Tudela Puede es renovado de cara al nuevo curso político. Creemos que esta unión es la mejor receta para llevar a cabo nuestra políticas y mejorar la vida de Tudela y sus ciudadanos". La frase de Eneko Larrarte, alcalde de Tudela por Izquierda-Ezkerra, es tajante. En un año marcado por la inestabilidad y la continua gresca en el Parlamento de Navarra, donde las divisiones entre los grupos que sustentan al cuatripartito y la oposición de UPN, PSN y PPN se agrandan cada vez más, el primer edil de la capital ribera pone como ejemplo la cohabitación de las tres formaciones en la gestión de la ciudad. "Hemos demostrado que se puede gobernar entre distintos grupos, respetando los espacios y la identidad de cada uno, pero centrando la acción de gobierno en aquello que nos une", señaló Larrarte.

El alcalde reconoció que su grupo ha aprendido "de los errores cometidos en la relación con sus compañeros de corporación en el consistorio" "Desde la humildad hemos sido conscientes de las dificultades que tiene el cambio político y de que gestionar las expectativas es clave, sin renunciar a los sueños pero sin disparar los anhelos. Las circunstancias que marcan aspectos como la Ley de Estabilidad Presupuestaria nos han hecho entender, además, la importancia que tiene la colaboración con los colectivos sociales y la ciudadanía en general a la hora de sacar temas adelante", añadió Larrarte.

En la puesta de largo del nuevo curso político, Izquierda-Ezkerra puso el acento en los retos y prioridades que se han subrayado en su hoja de ruta. "La apuesta por lo social seguirá siendo una de nuestras señas de identidad, así como el empleo, donde ya vemos avances con proyectos de empleabilidad que se están poniendo en marcha en la ciudad. También queremos que siga la línea de colaboración con Gobierno de Navarra, que ha venido realizando inversiones que antes no se veían en Tudela", explicó Marisa Marqués, concejala de Bienestar Social, Mujer e Igualdad.

Como retos, IE marcó uno como prioritario: el de la mejora de la limpieza en la ciudad. Un aspecto que todavía no se ha logrado consolidar, pese a los intentos que se han llevado a cabo, como reconocen desde la propia formación. A finales de este año estará listo el nuevo pliego de servicios de limpieza, pero se queda a la espera de saber si finalmente Tudela entrará en la propuesta de la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera de formar parte de una carta de servicios mancomunados en el ámbito de la limpieza viaria. "Estamos terminando de perfilar el pliego y al mismo tiempo valorando lo que supondría esa adhesión", explicó la concejala Olga Risueño, quien señaló que "no es fácil" poner en marcha un servicio del que se recortaron 300.000 euros y 13 trabajadores en 2012 (se pasó de 40 a 27 empleados en la contrata), "y menos para una ciudad que en este tiempo ha crecido".

Relación con la oposición

Llamó la atención otro de los retos, el de mejorar las relaciones con la oposición, especialmente con UPN. Si bien la sintonía entre los grupos del tripartito parece fluir -siempre con algún que otro altibajo- , está claro que no existe tal armonía con los regionalistas. En opinión de Izquierda-Ezkerra, "su oposición en ocasiones ha traspasado ciertos límites, lanzando medias verdades e incluso mentiras". "En cierto modo nos han demonizado, especialmente con temas que respondían principalmente a problemas estructurales de los departamentos, como en los casos de la Sanidad y la Educación", señaló Larrarte, quien no obstante reconoció que han intentado "no caer en las provocaciones" y centrarse en cumplir los puntos del acuerdo programático.