Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 11 de diciembre de 2019
  • Actualizado 23:46

TUDELA

Intenta suicidarse después de amenazar a su expareja en Tudela

La rápida intervención policial evitó tanto la autolisis del presunto agresor como posibles consecuencias lesivas para la denunciante.
La Policía Nacional tuvo que actuar con gran rapidez
La Policía Nacional tuvo que actuar con gran rapidez
Intenta suicidarse después de amenazar a su expareja en Tudela

Agentes de Policía Nacional de la Comisaría de Tudela, adscritos a la unidad de radio patrullas de la  Brigada de Seguridad Ciudadana, han salvado la vida de un varón cuando intentaba suicidarse tras atarse una cuerda al cuello y lanzarse al vacío desde el balcón de la vivienda de su ex pareja tras acceder al domicilio de su ex compañera sentimental sin autorización.

Los hechos se iniciaron a las 17 horas de la tarde de ayer cuando una mujer se personó en la Comisaría Local de Policía Nacional en Tudela para informar que tenía miedo de que su expareja pudiera hacerle daño, ya que esa misma mañana había recibido una llamada de él insultándola y amenazándola de muerte desde el teléfono fijo de la vivienda de la denunciante. Es por ello que la mujer pensaba que su ex pareja se encontraba en el interior de su domicilio, al que habría accedido sin su autorización porque su excompañero sentimental no disponía de llaves del inmueble. La mujer ya había presentado denuncia contra su expareja en dos ocasiones y en la actualidad no vivían juntos.

Por todo ello, desde Policía Nacional se dispuso una dotación uniformada de radio patrullas para que acompañara a la denunciante a su domicilio con el fin de comprobar si la persona causante de las amenazas se encontraba en ese momento en el interior del domicilio de la denunciante.

Al aproximarse al domicilio, observaron que había un hombre en el interior de la casa y una cuerda atada al balcón del domicilio. El hombre, que resultó ser la expareja de la mujer, al percatarse de la presencia policial empezó a proferir gritos contra los agentes y, tras atarse al cuello la cuerda que tenia sujeta al balcón, se precipitó al vacío.

Los policías nacionales, ayudados por un vecino del inmueble, procedieron inmediatamente a prestar auxilio al presunto suicida. Tras eliminar el riesgo de asfixia y liberar las vías respiratorias, comprobaron que todavía se encontraba consciente, por lo que dieron cuenta inmediatamente a los servicios sanitarios para su asistencia, siendo trasladado al Hospital Reina Sofía de Tudela, donde se ha quedado ingresado.

La rápida intervención policial evito tanto la autolisis del presunto agresor como posibles consecuencias lesivas  para la denunciante.