Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 24 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:35

TUDELA

Gloria Mascaray, empresaria del año de AMEDNA: “A quien esté empezando, que tenga seriedad y constancia”

Gloria Mascaray, empresaria del año de AMEDNA: “A quien esté empezando, que tenga seriedad y constancia”

Gloria Mascaray vislumbra cerca la jubilación, como ella misma reconoce en su despacho de los concesionarios Riberauto y Automóviles Zaray. Pero, de momento, continúa echando una mano codo a codo con su hijo en la empresa familiar. “Seguiremos un tiempo, a ver si por fin campea esta crisis”, dice. Hace tan solo unos días recibió el galardón de Empresaria del Año  otorgado por la Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra (AMEDNA).

Para Mascaray, que inició su andadura empresarial en el año 1978 junto con su marido, se trata de un reconocimiento a toda una trayectoria. “Es muy gratificante que se acuerden de ti después de 50 años de trabajo en este sector del automóvil”, admite, recordando cómo llegó a Tudela después de estar trabajando en una granja de Artajona.

Salir adelante

La familia dio después dio el salto a Pamplona, donde crearon Cirmauto. Automóviles Zaray nacería en la capital navarra en 2003 y, desde 205, cuenta también con su sede en Tudela. De entre todos los momentos vividos en esta intensa historia de emprendimiento, Mascaray destaca como el más grato el sacar adelante una empresa prácticamente desde cero. “El empezar y después ver que tenemos muchos trabajadores con nosotros es muy gratificante”. De los malos, sin duda, subraya la incidencia de las crisis. “Ha habido muchas, pero la última ha sido la más prolongada. Con sacrificio, hemos tratado de salir adelante manteniendo a toda la plantilla posible pese al bajón de ventas. Implicar a los empleados y hacerles sentir como parte capital de la firma ha sido un aspecto importante en ese sentido”, señala.

Mascaray menciona la “gran competencia” como uno de los puntos clave del sector de la automoción. “Hoy en día, con tantas marcas y todas ellas fabricando buenos coches, el mercado se hace más competitivo. Además, las exigencias de las marcas concesionarias son cada vez más altas”, asegura. Y se sincer enviando un mensaje a quienes empiecen ahora su negocio. “Hace falta mucha seriedad y, sobre todo, mucha constancia”, sentencia.