Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 29 de marzo de 2020
  • Actualizado 14:44

SESMA

Fomento modificará la rotonda del cruce de la N-113 y la NA-160 en Cintruénigo para mejorar su seguridad

Fomento modificará la rotonda del cruce de la N-113 y la NA-160 en Cintruénigo para mejorar su seguridad

Análisis de la accidentalidad y posibles causas

El Gobierno de Navarra optará por el cierre de la glorieta actualmente partida por la N-113 Pamplona-Madrid, como solución de seguridad al cruce con la carretera NA-160 Tudela-Fitero, en el punto kilométrico 90+880 (en Cintruénigo). Se prevé que las obras estén terminadas a finales de este año. 



El consejero de Fomento, Luis Zarraluqui, ha transmitido esta solución a la alcaldesa de Cintruénigo, Raquel Garbayo, con quien se reunió ayer en el ayuntamiento de esa localidad en un encuentro en el que participaron también el director general de Obras Públicas, Ignacio Nagore; el teniente alcalde de Cintruénigo, Javier Igea; el portavoz y representante  de la Agrupación P.Cirbonera, Javier Acarreta y Gregorio Francés, respectivamente; el portavoz de Iniciativa Ciudadana Cibornera, Valentin  Navascués, y la portavoz del PP, Ruth Navascués. 



El consejero ha destacado que el hecho de que la obra se realice en tiempos de contención del gasto demuestra la necesidad de la misma, motivada por la siniestralidad del cruce, que en 2012 contabilizó 11 accidentes. 
Las fuerzas políticas asistentes han mostrado su conformidad con la solución tomada y manifestado su satisfacción por el inicio de estos trabajos cuyo coste no se conocerá hasta la realización del estudio del proyecto. 



Cabe destacar que este cruce era incluido y excluido sucesivamente, según los años y la incidencia de la accidentalidad, entre los puntos considerados “tramos de concentración de accidentes”. Así, desapareció de dicha consideración entre 2004 y 2012, pero ha vuelto a incluirse, lo que lleva a constatar que la  
problemática de seguridad vial en este lugar repunta periódicamente.



Por ello, Fomento considera ahora que la alternativa más eficaz para eliminar el peligro consiste en modificar la tipología de la intersección, medida que propone junto a otras como el reforzamiento de la señalización horizontal y vertical, balizamiento y sistemas de alerta.

Estudios y actuaciones previas


Se han producido en este cruce un total de 22 accidentes entre 2008 y 2013, con un balance de 3 fallecidos. Desde el inicio de 2012, se produjeron 11 accidentes, con un saldo de 3 muertos y 4 heridos leves. En cuanto al tipo de accidentes, 8 fueron de colisión frontolateral, 2 de colisión lateral en el mismo sentido y 1 de colisión con obstáculo en la calzada. 



El hecho de que la mayor parte de los accidentes sean colisiones frontolaterales, permite deducir que la principal causa de los mismos es que no se respeta la prioridad de paso en la intersección. Tan sólo el 9,1% es debido a otras tipologías. Por otra parte, la intensidad de tráfico es relativamente elevada en ambas vías. En determinadas horas del día se producen pequeñas retenciones para cruzar, lo que puede generar una cierta impaciencia en los conductores que esperan. De este modo, la causa de los frecuentes accidentes pueda ser fruto de maniobras realizadas con cierta precipitación.



Los técnicos del Departamento han analizado también las distancias de visibilidad desde los dos puntos de espera en la carretera secundaria para atravesar la vía principal, o en su caso, para incorporarse a ésta por su izquierda. Se detecta, así, que la menor visibilidad corresponde a la situación en la que, al usuario que espera en el cruce y accede a la intersección desde Tudela, se le acercan desde el norte los conductores de la vía principal. Éstos quedan fuera de su campo visual, por lo que debe girar la cabeza para comprobar el tráfico. Los vehículos pesados, a su vez, pueden “ocultarle” la visión, complicando aún mas las posibilidades de verificar con certeza la proximidad de otros usuarios.



Asimismo, la orientación de la NA-160 es aproximadamente oeste-este, por lo que existen horas del día en las que los conductores se aproximan al cruce en condiciones de sol muy bajo en contra.

Un estudio del año 2001 detectó ya como tramo de concentración de accidentes este cruce y realizó propuestas, fruto de las cuales se llevaron a cabo actuaciones. Así, se colocaron bandas transversales sonoras para cada sentido; se implantaron balizas cilíndricas en las isletas de entrada de circulación; se repusieron los captafaros de toda la intersección, situándolos cada 5 m; y se abordó el retranqueo de las líneas de detención de la glorieta de manera que quedaran a 0,5 de la línea de borde del carril.



Además, se implantaron isletas delimitadas mediante cebreado; se rectificó una señal vertical y se colocó otra en p.k. 90+595.



En el año 2002 este punto vuelve a ser catalogado como “Tramo de Concentración de Accidentes”, pero desaparece en 2003.



En el estudio del año 2004, vuelve a considerarse este cruce un TCA, por lo que se procedió a estudiar de nuevo la sección para determinar si existía algún parámetro que ocasionara esta accidentalidad. De acuerdo con las propuestas contenidas en el estudio, se llevó a cabo una actuación de coste moderado, que consistió en la instalación de paneles informativos con el texto “Atención cruce peligroso” en fondo amarillo de alta reflectancia, en las aproximaciones al cruce desde ambos sentidos de la N-113 y desde la aproximación hacia Cintruénigo de la N-160.



Tras estas actuaciones, el punto desapareció del listado de TCA hasta el año 2012, en el que se produce un accidente con 2 víctimas mortales ocurrido el 13 de noviembre. Viendo las mejoras que podían realizarse se colocaron bandas transversales de alerta existentes, que únicamente se extendían a los carriles de la N-113 y se ampliaron a los carriles de deceleración y arcenes.