Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 18 de abril de 2021
  • Actualizado 20:45

TUDELA

El traslado del laboratorio, imparable

1321430499.jpg
El traslado del laboratorio, imparable

Juan Ramón Rábade, director del hospital de Tudela, comenzó la entrevista del pasado viernes respondiendo con una negativa rotunda a la pregunta de "¿No resulta contradictorio para la prestación de los servicios del hospital que se estén implementando innovaciones, como el aumento de camas en Salud Mental, o la ampliación del aparcamiento, y por otro lado se vaya a trasladar el laboratorio a Pamplona?".

Según sus propias palabras "no hay contradicción porque nadie se plantea el traslado del laboratorio. Yo lo llamaría más bien unificación de técnicas". Rábade explicó que lo que se está poniendo en marcha es una apuesta por los propios servicios del hospital ya que, según opina, se trata de un centro con grandes oportunidades y que ocupan un papel importante en la Ribera.

"Con el aumento de camas en el área de Salud Mental, por ejemplo, las personas que acuden a este área a Pamplona ya no tendrán que hacerlo, porque puede venir aquí". Además, asegura que el hospital vivirá una innovación tecnológica con la unificación de técnicas con el laboratorio de Pamplona, ya que el dinero que se ahorre se invertirá en el propio hospital y en cubrir sus déficit, asegura. "Con esta crisis hay que poner algunas gestiones en marcha, como ésta, para que sea sostenible el sistema sanitario y poder tener recursos económicos". Para respaldar ésto, el director citó directamente algunos ejemplos de la Sanidad Europea en la que han implementado innovaciones tecnológicas y la robotización en los laboratorios, y los buenos resultados que están arrojando estas técnicas. "Por ello, es posible que algunas técnicas de laboratorio, tanto del hospital de Tudela como del de Estella sean susceptibles de llevar a Pamplona, pero no significa llevarse el laboratorio a esta ciudad" puntualizó firmemente.

Durante el encuentro puntualizó en varias ocasiones otros dos puntos clave que quería dejar claros. El primero era transmitir confianza a los pacientes y asegurarles que no tendrán que trasladarse a Pamplona para extracciones de sangre que normalmente se realicen aquí y que se mejorará la logística del proceso de extracción de muestras, su traslado a Pamplona en condiciones adecuadas para cada tipo de muestra, y el tiempo de recepción de los resultados, dependiendo de la naturaleza de cada prueba. Y el segundo punto estaba basado también en transmitir tranquilidad a los profesionales médicos, a quienes asegura que "tendrán acceso a las mismas pruebas que ahora demandan, incluso, algunas pruebas que ahora se envían fuera de Navarra, con los nuevos medios tecnológicos podrán hacerse en nuestra Comunidad", dijo.

Hay ciertos errores humanos que ocurren aunque no son asumibles porque se trata de la vida de personas”

Preguntado sobre la reciente negativa de la Sanidad de La Rioja de atender a pacientes de la zona media de Navarra que por cercanía acuden allí al médico, quiso dejar claro que es necesario y muy beneficioso que dentro de la red nacional de Salud se pueda atender a pacientes en hospitales de otras Comunidades Autónomas por motivos de cercanía geográfica u operatividad. "No hay ningún acuerdo firmado a este respecto con ninguna Comunidad Autonóma desde las que vienen pacientes a este hospital", que atiende a sorianos, aragoneses y a riojanos, aunque en menor medida estos últimos desde que se construyó el hospital de Calahorra.

El traslado del laboratorio es una medida tomada en el Parlamento por mayoría, y sería difícil de revocar”

El tema que ocupó los momentos centrales de la entrevista fue la sentencia que el juzgado nº 1 de lo Contencioso-Administrativo de Pamplona ha dictado recientemente, condenando a pagar al Servicio Navarro de Salud una indemnización por valor de 450.000€ por una negligencia médica cometida en 2008 en el Reina Sofía contra un bebé de tres meses al que no se le diagnosticó a tiempo una meningitis, quedándole de por vida secuelas como ceguera, epilepsia o disfunción psicomotora.

Juan Ramón Rábade manifestó cierto desconocimiento sobre el tema, asegurando que acatarán la sentencia, aunque no tomarán medida alguna contra el facultativo, o los facultativos que atendieron hace tres años al niño. "Recaerá sobre él la responsabilidad civil-subsidiaria que le corresponda, es decir, una penalización económica".

Saliendo al paso en favor de su personal, Rábade aseguró que las circunstancias de cada paciente son distintas, y pueden variar mucho de un momento a otro, por lo que muchas veces se hace imprevisible conocer el desenlace, y "hay ciertos errores humanos que ocurren, aunque éste es un extremo que rara vez ocurre. No son errores asumibles, porque se trata de la vida de personas, pero son fallos humanos que dependiendo de cada paciente, pueden ocurrir". Para evitar que este tipo de negligencias se produzcan en un futuro, el director asegura que se repasarán los protocolos a seguir en la atención de pacientes por los facultativos, especialmente por los pediatras, ya que asegura que es una de las especialidades más difíciles porque "los niños son impredecibles", indicó.

Al respecto de la queja de la familia Sanz Clemos (leer en "Cartas al Director", en la página 4), de la que se le hizo entrega de una copia, informándole de que estaba ya en manos de Atención al Paciente, aseguró que si a él le llegase también a su despacho no tendría ningún problema en responderla, ya que normalmente así lo hace con todos los pacientes que le escriben.

Rábade aseguró tajantemente que desconocía este caso y las circunstancias que se dieron para que se denegara la ambulancia medicalizada, o se hiciera esperar a la paciente durante tanto tiempo en espera de una habitación, pero que estudiaría el tema.

Por último, comentando las contínuas movilizaciones de los trabajadores del hospital, quienes para el viernes habían recogido unas 15.000 firmas (ayer ya fueron 25.000 las que se presentaron en el Parlamento) contra el traslado del laboratorio a Pamplona, Juan Ramón aseguró que ha mantenido reuniones con los trabajadores desde el primer momento en que se conoció la noticia, y que les prometió transparencia e información de forma contínua según evolucionase el tema.

Asegura que comprende su derecho a manifestarse, y también del de los ayuntamientos de la Ribera a emitir mociones contra el traslado o a posicionarse en contra, aunque admite que encuentra contradictorio que desde el PSN de Tudela se condene esta cuestión, y en la sede del Partido Socialista en Pamplona se apoye. De forma prudente, Rábade reconoció que esta decisión forma parte de un lote de medidas que ha puesto en marcha el Gobierno Foral, que están aprobadas por mayoría en el Parlamento, y que será muy difícil que pueda revocarse por mociones de los grupos políticos de la Ribera, o por firmas recogidas, "aunque habría que verlo", manifestó bajo un halo de negatividad.