Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 09 de marzo de 2021
  • Actualizado 01:28

AZAGRA

El Gobierno de Navarra concede el premio "Francisco de Javier" 2016 al restaurador azagrés Juan Miguel Sola

FotoSola.jpg
El Gobierno de Navarra concede el premio "Francisco de Javier" 2016 al restaurador azagrés Juan Miguel Sola

El Gobierno de Navarra ha acordado, en su sesión de hoy, conceder el premio “Francisco de Javier” 2016 al restaurador Juan Miguel Sola, propietario del restaurante “La Manduca de Azagra” de Madrid, “por la proyección que hace de la Comunidad Foral a través del arte culinario y los productos navarros”.

El galardón será otorgado por la Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, en un acto que tendrá lugar, en las próximas semanas, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

El Gobierno de Navarra instituyó este premio mediante Decreto Foral 89/2009, de 14 de diciembre, para reconocer a personas, entidades e instituciones que, con la actividad que desarrollan fuera de la Comunidad Foral, proyectan decididamente una imagen de Navarra como comunidad que contribuye al progreso, al bienestar y al perfeccionamiento de la sociedad.

Según señala el Gobierno de Navarra, la Manduca de Azagra se ha convertido en una de las “grandes referencias” de la gastronomía navarra en la capital de España y “un lugar de culto” para los amantes de la cocina tradicional, con una carta en la que reinan las verduras y hortalizas procedentes de la Comunidad Foral.

Biografía de Juan Miguel Sola

Juan Miguel Sola (1959), natural de Azagra, proviene de una familia de agricultores. Comenzó su andadura como restaurador en su localidad natal, en la originaria “Manduca”, que abrió en una vieja bodega familiar. Allí desarrolló su propio concepto culinario basado en la oferta de recetas con verduras y hortalizas frescas del día.

En 2003 fijó su residencia en Madrid y abrió, junto a su mujer Anabel Arriezu y su prima Raquel Sánchez, La “Manduca de Azagra en la calle Sagasta. El establecimiento, en el que trabaja también su hija, Idoia Sola, se ha convertido en una de las grandes referencias de la gastronomía navarra en la capital de España y lugar habitual de encuentro de una plural y variada clientela en la que es habitual ver a artistas, deportistas, empresarios, arquitectos, intelectuales y políticos, tanto españoles como extranjeros.

Según recuerda el Ejecutivo foral, “La Manduca de Azagra” ha sido reconocida por destacados críticos gastronómicos, y es, en la actualidad, lugar de culto para los amantes de la cocina tradicional, entre los que se incluyen personalidades procedentes de distintas partes del mundo, que buscan degustar una carta en la que reinan las verduras y hortalizas, recibidas a diario desde las huertas de familiares y paisanos en Azagra, “y cuyo éxito se cimenta precisamente en la calidad y la frescura de los productos navarros”.

“La Manduca de Azagra” ha recibido el Premio Gastronómico 2015 que concede la Academia Navarra de Gastronomía.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad