Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 00:23

RIBERA

Cuatro detenidos en los últimos días por delitos de violencia contra la mujer

También se detuvo a otra persona en Ribaforada por un delito de lesiones.

No es no.
No es no.
Cuatro detenidos en los últimos días por delitos de violencia contra la mujer

Agentes de la comisaría de Policía Foral en Tudela han tramitado en los últimos días cuatro atestados por delitos de violencia de género y malos en el ámbito familiar. En varios casos, intervinieron también agentes municipales de las localidades donde se produjeron los delitos.

El martes, una joven presentó denuncia en la comisaría de Policía Foral en Tudela, en la que relataba haber sufrido una agresión por parte de su pareja. Los hechos tuvieron lugar el día anterior en Murchante, donde la joven estaba de fiesta con unas amigas. En un momento dado, se encontró con su pareja (de 20 años de edad) y comenzó una discusión en la que la joven recibió varios insultos, golpes, empujones e incluso mordiscos. La víctima acudió al Hospital Reina Sofía de Tudela, donde redactaron el parte de lesiones que adjuntó a la denuncia. El presunto agresor fue detenido poco después por un delito de violencia de género.

El jueves, un policía foral fuera de servicio observó en una calle de Tudela cómo una pareja discutía de forma airada, llegando el joven a agarrar fuertemente a la mujer y empujarla contra la pared. En ese momento, el agente intervino, se identificó como Policía Foral y separó a las partes. Al comprobar el estado de agitación de la joven, que presentaba además una lesión sangrante en la frente, llamó al 112 solicitando asistencia sanitaria y apoyo policial. Hasta el lugar se desplazó una patrulla de Policía Municipal, que se hizo cargo de la detención del presunto agresor (de 30 años y con numerosos antecedentes policiales). La víctima fue atendida en el Hospital Reina Sofía y aportó el parte de lesiones a la denuncia que presentó posteriormente en la comisaría de Policía Foral, que se ocupa del atestado.

También el jueves, una mujer acudió a dependencias de Policía Municipal de Tudela para alertar de que había sido agredida por su marido (de 40 años) en presencia de varios hijos menores de edad. Los agentes locales detuvieron al presunto agresor por un posible delito de malos tratos continuados en el ámbito familiar y la víctima interpuso denuncia en la comisaría de Policía Foral, que se hace cargo de las diligencias.

El sábado, el Centro de Mando y Coordinación de Policía Foral recibió un aviso que indicaba que en un domicilio de Figarol se podía estar produciendo una agresión a una mujer. Hasta la vivienda se desplazó una patrulla de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Policía Foral en Tudela. Los agentes constataron que la mujer había recibido varios golpes y (según la denunciante y otros testigos) también insultos y amenazas por parte de su pareja. El presunto agresor, de 44 años, fue detenido por un delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar.

Detenido por lesiones en Ribaforada
Por otra parte, en la mañana del sábado el Centro de Mando y Coordinación de Policía Foral recibió el aviso de una posible agresión en una calle de Ribaforada (localidad en fiestas patronales), donde uno de los implicados podría tener importantes lesiones. Hasta el lugar se desplazó una patrulla de Seguridad Vial que se encontraba en las cercanías realizando un control de documentación y alcohol.

Los agentes encontraron a un hombre de 30 años de edad desorientado, con una brecha en la cabeza, el tabique nasal muy inflamado y con restos de sangre en brazos, cara y cabeza. Mientras los policías atendían a la víctima, que afirmaba haber sido agredida por otro vecino de la localidad, el presunto agresor (identificado como B.M., de 30 años también) se personó en el lugar.

La patrulla tomó declaración a los implicados y a varios testigos, que confirmaron que la víctima se encontraba sentada en la terraza de un bar cuando B.M. le golpeó sorpresivamente y en repetidas ocasiones, llegando a tirarle al suelo y romper una botella de cristal para continuar la agresión, algo que evitaron varias personas que se encontraban en las inmediaciones. El presunto agresor llegó a amenazar a varias de las personas que intervinieron para impedir que continuara golpeando a la víctima.

El agredido fue atendido en el Centro de Salud de Tudela. Por su parte, B.M. fue detenido como presunto autor de sendos delitos de lesiones y amenazas.