Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 14:39

TUDELA

Un detenido y dos investigados por presuntos delitos de robo con fuerza, usurpación de estación de estado civil y estafa

Uno de los investigados hizo contraer una deuda a otra persona.

Las investigaciones comenzaron cuando una mujer denunció el robo de su móvil
Las investigaciones comenzaron cuando una mujer denunció el robo de su móvil
Un detenido y dos investigados por presuntos delitos de robo con fuerza, usurpación de estación de estado civil y estafa

Agentes de la Policía Foral adscritos al Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Tudela han detenido a dos vecinos de la capital ribera, una mujer de 25 años y un varón de 26, como autores de un presunto delito de robo con fuerza y de usurpación de estado civil y estafa. Además investigan a otra mujer, también vecina de Tudela de 28 años, como autora de un presunto delito de receptación.

Las investigaciones comenzaron cuando una mujer denunció en la Oficina de Atención Policial de la Policía Foral en Tudela el robo de su teléfono móvil. La afectada indicó en la denuncia que durante su jornada laboral había dejado el teléfono en la taquilla del vestuario de su empresa y que la había dejado cerrada tal y como hace habitualmente. Al finalizar su turno, encontró la taquilla forzada y el móvil había desaparecido.

Los policías consiguieron identificar a la nueva usuaria del terminal, a la que se investiga por un presunto delito de receptación. Esta persona declaró que el móvil se lo había prestado una amiga, que resultó ser compañera de trabajo de la víctima y que fue detenida.

El segundo investigado es un vecino de Tudela de 26 años y con antecedentes relacionados con la usurpación de identidad. Agentes de la Policía Foral recogieron una denuncia en la que se informaba del cargo sin consentimiento de la denunciante de diferentes facturas de compañías telefónicas y que ascendían a más de 1000€. Los agentes comprobaron que el detenido se había hecho pasar por la perjudicada para contratar los servicios telefónicos. Para ello se aprovechó de los datos de la víctima que obtuvo del contrato de arrendamiento que había suscrito con ella. Las diligencias se han remitido a un juzgado de instrucción de la capital ribera.