Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 20 de noviembre de 2019
  • Actualizado 22:56

TUDELA

Consenso con matices en las necesidades del Casco Antiguo de Tudela por parte de los candidatos a la alcaldía

Consenso con matices en las necesidades del Casco Antiguo de Tudela por parte de los candidatos a la alcaldía

Todos están de acuerdo. El Casco Antiguo necesita un lavado de imagen y una rehabilitación que le dé de nuevo el valor que merece. En el careo a nueve organizado por la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, los candidatos a la alcaldía de Tudela, quizás algo cohibidos por la proximidad de la cita con las urnas, coincidieron en la mayoría de propuestas y protagonizaron un debate de tono generalmente moderado pero en el que predominó una crítica a la gestión de UPN en estos cuatro años de legislatura. Mariví Castillo, candidata regionalismo, se defendió con propuestas concretas y sin levantar la voz ante las críticas.

"Los objetivos en el Casco Antiguo son amabilizar su aspecto y dotarlo de mayor carácter residencial”

Mariví Castillo

Candidata de UPN a la alcaldía de Tudela

"Debemos dotar al Casco Antiguo de un plan director y aprovechar financiación europea”

Carlos Gimeno

Candidato del PSN a la alcaldía de Tudela

En su exposición inicial, la ex parlamentaria foral que ahora aspira a mantener el liderazgo de UPN en términos de votos dejó una de las frases más memorables del debate. "Nuestros compromisos con el Casco Antiguo están plasmados de tal manera que, si en cuatro años en el equipo de gobierno no se han cumplido, me marcharé", señaló contundente. El debate, moderado por el periodista tudelano Fermín Pérez-Nievas, comenzó con una valoración general de los proyectos y la visión de cada uno de los presentes. Además de Castillo, participaron Javier Fernández (UPyD), Gustavo Gil (CUP), Carlos Gimeno (PSN), Eneko Larrarte (I-E), Rafa Lizar (nº 2 de Geroa Bai), Daniel López (Tudela Puede) e Irene Royo (PPN). César Blázquez (Iniciativa x la Ribera) había confirmado su presencia según los organizadores, pero no apareció por el salón de actos de Castel Ruiz.

El mensaje que se desgrano fue el de una necesidad de impulsar el Casco Antiguo como centro neurálgico de Tudela. Castillo insistió en la apuesta de UPN "por un desarrollo residencial" como prioridad, aunque sin descuidar su realidad comercial y su potencial turístico. Gustavo Gil (CUP), definiéndose como "un vecino del Casco Antiguo de toda la vida", lanzó en sus primeros dos minutos de intervención las propuestas concretas de su grupo, entre las que destacaban la promoción de la vivienda joven, el crecimiento de solares y la potenciación de zonas verdes y arboladas. Javier Fernández (UPyD) se centró sobre todo en la "necesidad de consenso político" para acometer la renovación del Casco Antiguo, "por encima de demagogia".

"Todo empieza por embellecer el barrio; dotarlo de zonas verdes, de arbolado y de una mayor atención en la limpieza y en su convivencia”

Gustavo Gil

Candidato de la CUP a la alcaldía de Tudela

"El equipo de gobierno no se ha ocupado de las relaciones del casco con sus gentes y de su correcta gestión; debemos mirar a un modelo de ciudad compacta”

Eneko Larrarte

Candidato de I-E a la alcaldía de Tudela

La propuesta estrella del PSN, en boca de Carlos Gimeno, fue el derribo de Sementales y la disposición del futuro ayuntamiento par recurrir a ayudas europeas y acometer una actuación integral a través de un plan director. Eneko Larrarte (I-E), el más combativo y crítico de los tertulianos, lamentó que los anteriores gestores no han sabido llevar las partes de la 'cívicas' y la 'polis' (relaciones humanas y gestión de la vida en la ciudad) al Casco Antiguo. "Son tanto o más importantes como la 'urbis', el cemento y el ladrillo, y no se han cuidado", dijo, aludiendo a la necesidad de trabajar en la zona "mirando a una ciudad compacta". Daniel López (Tudela Puede) abogó por la participación ciudadana en las líneas de trabajo sobre el Casco Antiguo, hablando de "herramientas que unan a todos los agentes implicados como una mesa, concejalía u oficina específica". "Todos deberíamos estar de acuerdo en que el Casco Antiguo se ha devaluado", añadió.

Muy crítico también se mostró Rafa Lizar (Geroa Bai), quien aseveró que "el Casco Antiguo es un valor patrimonial que estamos en riesgo de perder". "Creo realmente que ningún equipo de gobierno ha creído nunca en el Casco Antiguo, cuando deberíamos convertirlo en el verdadero centro comercial de Tudela", dijo. Por último, Irene Royo (PPN) aseguró que su grupo apuesta por el Casco Antiguo "por responsabilidad con los ciudadanos" y lanzó la "peatonalización progresiva" como una de sus propuestas.

Bloques temáticos

El resto del debate se centró en bloques concretos, en los que se señaló la conveniencia o no de acometer una peatonalización o la importancia de apuntalar el turismo y el comercio, entre otros ámbitos. En líneas generales, todos coincidieron en el diagnóstico, aunque las soluciones difirieron y las críticas a UPN volvieron aflorar. "Los casco históricos son siempre el corazón de las ciudades y aquí ha faltado eso", señaló Daniel López. Sobre la peatonalización, el propio López y Larrarte coincidieron en que "sería la medida más viable económicamente que se podría llevar a cabo". Mariví Castillo, que recogió el guante, indicó que desde UPN creen que "para que no influyera negativamente habría que hablar entre todos la forma de acometerla".

"Creo que ningún equipo de gobierno ha creído realmente en el potencial y el valor del Casco Antiguo; corremos el peligro de perderlo”

Rafa Lizar

Número 2 en la candidatura de de Geroa Bai a la alcaldía de Tudela

"Todos deberíamos estar de acuerdo en que se ha devaluado; necesitamos una oficina o una mesa del Casco Antiguo que implique a todos los agentes”

Daniel López

Candidata de Tudela Puede a la alcaldía de Tudela

Sobre el comercio y el turismo en el Casco Antiguo, también hubo unanimidad en la necesidad de potenciarlo, pese a lo que la gestión regionalista no se libro de otra buena dosis de críticas. "El embellecimiento de las calles, a través de nuevas zonas verdes y de supresión de andamiajes en edificios que se eternizan es el principio de todo", afirmó Gustavo Gil. Larrarte y Lizar coincidieron en que el anterior equipo de gobierno no ha potenciado el comercio en el Casco Antiguo, abusando de la llegada de grandes superficies a los extrañados de la ciudad. "Es positivo ver que quienes han promovido esa política de fomento del comercio ahora están por el cambio y miran al centro de la ciudad", dijo con ironía el candidato de Izquierda-Ezkerra. Lizar aseguró que a los tudelanos se les ha puesto en la disyuntiva de elegir entre "hiper o catedral".

En esa línea, Daniel López señaló que Tudela Puede incluye en su programa una oficina de ayuda, sobre todo burocrática, para que los comercios se instalen en la parte vieja de la ciudad. "Ahora mismo se les ponen muchísimas trabas". En la línea de Gil, Javier Fernández señaló que lo que mas le importa al comerciante es sentirse "protegido" en el casco Antiguo. "El que tiene un negocio no quiere una calle llena de orines y de suciedad, sino todo lo contrario. Y el Ayuntamiento tiene la capacidad de mejorar esos servicios", señaló.

"El comerciante del Casco Antiguo necesita sentirse protegido; reclama unas calles limpias y sin orines ni suciedad para desarrollar su negocio”

Javier Fernández

Candidato de UPyD a la alcaldía de Tudela

Mariví Castillo desgranó en este apartado la idea de que "el comercio del Casco Antiguo debe caracterizarse por un valor añadido de singularidad y de cercanía". Con respecto al turismo, señaló que el Gobierno de Navarra sí  "había apostado por el valor turístico del Casco Antiguo" (Larrarte le espetó que no) poniendo como ejemplo las restauraciones del claustro y la Puerta del Juicio en la Catedral. Interesante fue la propuesta del socialista Carlos Gimeno, quien abogó por crear "una marca corporativa del Casco Antiguo", siguiendo el ejemplo de otras ciudades españolas.

Por lo general, todos se mostraron cautos y poco incisivos en sus intervenciones, a excepción de Eneko Larrarte, quien no dudó en cuestionar en numerosas ocasiones la gestión de UPN en muchos ámbitos concretos del Casco Antiguo, aludiendo directamente a Mariví Castillo y a su condición de concejal de Urbanismo en la legislatura 2007-2011. Por lo demás, los dardos no fueron excesivamente evidentes y todos ellos respetaron escrupulosamente los tiempos de intervención. Numerosos vecinos del Casco Antiguo presenciaron el debate. Este domingo sabrán quién será el encargado de lidiar con sus peticiones y demandas durante los próximos cuatro años.