Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 13 de julio de 2020
  • Actualizado 17:21

TUDELA

Comienza el despliegue de fibra óptica en el Casco Histórico

Se da respuesta así a una de las mayores demandas ciudadanas  de los últimos años y se da un empujón crucial a la revitalización del Casco Antiguo.

El despliegue tendrá lugar durante el verano con la intención de que esté listo para septiembre
El despliegue tendrá lugar durante el verano con la intención de que esté listo para septiembre
Comienza el despliegue de fibra óptica en el Casco Histórico

En los próximos días dará comienzo el despliegue de fibra óptica por el Casco Histórico de la ciudad. Esto supondrá que todos los vecinos de la capital ribera podrán tener acceso y estarán conectados sin diferencias, algo que no ocurría hasta ahora y que creaba una situación de desventaja en la que negocios y vecinos del Casco Viejo se veían limitados. 

El despliegue tendrá lugar durante el verano con la intención de que en septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar y la actividad post-estival, los vecinos puedan tener acceso al servicio. Para el alcalde Alejandro Toquero, “la ejecución de este proyecto era un compromiso muy personal de este equipo de Gobierno Municipal que desde antes de llegar al Ayuntamiento se planteó como un asunto prioritario y estratégico”. No en vano, solo el año pasado, se presentaron en el registro 523 firmas reivindicando este servicio. Además, la crisis del Covid19 ha puesto más de relevancia los problemas que suponía el no acceso a la fibra en esta zona a la hora de poder seguir con el trabajo telemático o con las clases online de los escolares y alumnado de Escuela de Idiomas y similares. 

Hoy mismo se ha hecho público un Bando de Alcaldía en el que se da aviso a los vecinos de esta zona de la ciudad del despliegue y se pide su colaboración para que se facilite y autorice el cableado a los operarios del grupo Masmóvil Broadmand SAU. De hecho, la colaboración ciudadana es fundamental para que el despliegue se lleve a cabo con éxito ya que, aunque parte del cableado será soterrado o utilizando las canalizaciones de alumbrado público que ya lo estén, en zonas específicas, requerirá ser aérea, es decir, por fachada. En este último caso, se minimizará al máximo el impacto visual aprovechando los patios interiores, posibles cambios en de material en las fachadas, retrocesos u otros cableados, siempre bajo la supervisión de los servicios técnicos municipales.