Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 20 de enero de 2020
  • Actualizado 16:00

ABLITAS

La asociación Patrimonio de Ablitas realizó una ruta recorriendo los lugares de la memoria histórica de la localidad

Los organizadores seguirán luchando por el inmenso patrimonio de Ablitas.

Pasaron una mañana muy agradable recorriendo el pasado histórico de Ablitas
Pasaron una mañana muy agradable recorriendo el pasado histórico de Ablitas
La asociación Patrimonio de Ablitas realizó una ruta recorriendo los lugares de la memoria histórica de la localidad

Este pasado sábado 28 de septiembre, la asociación Patrimonio de Ablitas organizó una ruta recorriendo, en un paseo de sensaciones buena parte de los lugares de la memoria histórica de Ablitas. Los participantes, buena y diversa gente de Ablitas, disfrutaron de una mañana extraordinaria del veranillo de San Miguel recordando su pasado, que es el origen del presente, un paradigma que no podemos olvidar.

De este modo, la primera parada ha sido en el ‘Cabezo de la Mesa’ para ver los restos del poblado celtibérico y sus defensas naturales frente a los ataques de los enemigos. Pueblo guerrero de cultura pastoril. Un gran yacimiento que esperamos que las nuevas generaciones se interesen por él, y lo pongan en valor como merece. Os recuerdos que somos con Cortes de Navarra (Cerro de la Cruz) las fronteras más al norte de la Celtiberia. Después de nuestra localidad, hacia el norte lo dominan los celtas.

En segundo lugar, visitaron la calzada romana que sin duda es el mejor tramo conservado de nuestro país. En ese monumento romano, se recordó la romanización, el sistema de calzadas, las grandes obras pública romanas, lo ingenieros romanos, el arte como propaganda, etc.

Después, el paseo continuó hasta la Villa Romana situada en el término del Villar. Tras un suculento almuerzo, pues cada uno llevó lo que más le apeteció de su nevera, se  visitó las dependencias de esta hacienda o villa que tenía un terreno de cultivo de 40 campos de fútbol. Sin duda, ver ese yacimiento excavado, es recordar la vida cotidiana de los romanos con su hipocausto o calefacción de la época, estancias habitacionales, y sistemas de construcción que son la envidia de las facultades de arquitectura. Una gozada para entender el por qué es un imperio, el romano, que no se volverá a repetir nunca.

Para terminar, visitaron el castillo, santo y seña del pueblo de Ablitas. No se pudo entrar porque las obras siguen a buen ritmo. No obstante, se pudo ver la primera hilada de sillares del tambor de la torre del homenaje, y sin duda, la emoción embargo a los excursionistas que se sintieron emocionados porque estas obras no hay quien las pare.

En definitiva, una mañana agradable, con gente interesante y amante del pasado ablitero que ha roto la rutina del sábado para ir de excursión, y que ha dado esperanza, a los organizadores, para seguir luchando por el patrimonio inmenso de este pueblo.