Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 15 de julio de 2020
  • Actualizado 03:28

TUDELA

Afianzando la detección precoz

Afianzando la detección precoz

No podría existir mejor ocasión para hallar significado práctico en el dicho popular que reza "más vale prevenir que curar". En el caso del cáncer de colon, las probabilidades de erradicar la enfermedad si la detección se realiza a tiempo son muy altas y, lo que es más importante, diagnosticar este tipo de tumores no resulta engorroso ni complicado. Más bien al contrario.

Bajo estas premisas, el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra puso en marcha desde finales del pasado año un ambicioso Programa de Detección Precoz de Cáncer Colorrectal, que se prevé extender a la totalidad de los centros de salud de toda la Comunidad Foral de Navarra.

El proceso es sencillo. Los pacientes en el rango de edad de mayor riesgo de padecer la enfermedad (50-69 años) reciben una carta en sus domicilios, en la que se les invita a participar en el programa. Si la respuesta es afirmativa, deben presentar una tarjeta adjunta en el centro de salud correspondiente. El último paso es la recepción del kit con el que realizarán una sencilla prueba, que consiste en tomar una muestra de heces que después deben llevar de vuelta al centro de salud.

En los pocos meses en los que lleva en marcha la iniciativa, el balance desde el Departamento de Salud es positivo, aunque insistne en que aspiran a la aceptación total. "Hemos enviado unas 300 invitaciones cada día, y en la zona de Tudela Oeste el alcance va a ser de 3.000 personas", afirma Nieves Ascunce Elizaga, Jefa de Sección Asistencial. "La gente está respondiendo, pero creemos que debe animarse más teniendo en cuenta los beneficios de una detección precoz", señala.

"Nos falta aprender mucho a nivel social sobre el cáncer colorrectal. Por eso ahora nos queremos centrar en el sector de personas a las que se les ha invitado a participar que, por miedos o dudas, no se atreven a hacerlo", añade Ascunce.

El paciente debe tener claro que, no por renunciar a la prueba el hipotético tumor va a dejar de existir, y que precisamente siendo un proceso tan sencillo merece la pena dedicarle tiempo. "Uno de los motivos es el miedo a que salga. Aunque el tumor es muy frecuente en ese rango de edad, ahora mismo, de cada 1.000 tests que realizamos, sólo 7 dan positivo", desgrana la Jefa de Sección Asistencial. "Lo más probable es que salga bien", insiste Ascunce.

Otro de los motivos por los que muchas personas reniegan de participar en el programa es el temor a tener que realizarse colonoscopias. "Debemos insistir en que, cuando uno decide participar, a lo que se compromete es a hacer una prueba de heces mediante el sencillo kit que se envía, nada más", asegura.

En el 93% de los casos, el proceso acaba ahí, según Ascunce. "Sólo en el caso de que sea positivo y efectivamente el tumor exista, habrá de realizarse una colonoscopia, pero no de entrada", aclara. "Además, tomar la muestra de heces no debe suponer un trauma. Se puede hacer cuando uno quiera, en el propio domicilio, y no es necesario que la misma persona sea la que deposite la muestra en el centro de salud, sino que puede enviar a alguien a hacerlo", explica.

Desde el Departamento de Salud, el objetivo es trasladar esta normalidad a los pacientes. En el caso de que alguien no consteste, se enviará una segunda invitación al programa para que vuelva a pensárselo porque, como indica Asunce, "es beneficioso someterse a la prueba y hemos de insistir". "También hemos de dejar claro que, si una persona recibió la invitación hace ya unos meses y no la ha entregado, puede hacerlo con total confianza sin importar el tiempo que haya pasado".

El cáncer colorrectal es uno de los más frecuentes tanto en hombres como mujeres a partir de los 50 años.