Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 13:50

CINTRUÉNIGO

Adolfo Navascués: “Cintruénigo necesita unos gobernantes con responsabilidad, por encima de cualquier obra”

Adolfo Navascués: “Cintruénigo necesita unos gobernantes con responsabilidad, por encima de cualquier obra”

El presupuesto festivo de Cintruénigo ha sufrido un serio recorte, ¿no es así?

Sí, así es. Aprobamos un programa que mantiene el alma de la fiesta prácticamente igual, sólo que echándole un poco de imaginación y creyendo que no es necesario gastarse tanto dinero en determinadas cuestiones, hemos ajustado el presupuesto lo máximo posible. Tanto, que este año alcanza 154.000 euros y el año pasado eran 252.000. Hemos reducido de manera importante el gasto en festejos taurinos, pasando de los 35.000 a los 11.000 euros; hemos sacado más baratos los encierros, pasando su coste de 19.000 a 12.000 euros; la comida de los abuelos ha pasado de 18.000 a 10.000 euros; hemos eliminado el ágape de las autoridades que suponía más de 7.000 euros; hay un castillo de fuego menos, que vienen a ser otros 3.000 euros de ahorro; y también hemos abaratado la limpieza y suprimido el baño portátil que colocamos el año pasado, porque ya tenemos uno municipal en condiciones. Todo esto, a grandes rasgos.

Estos recortes, ¿han venido motivados por la delicada situación económica que atraviesa el Consistorio cirbonero?

En parte sí. Es verdad que el Ayuntamiento está mal, pero es porque en la anterior legislatura se quedó un agujero sin pagar, en concepto de inversiones, de 2 millones de euros. De ellos, hemos cubierto algo más de 1,5 millones con un préstamo de tesorería que abarca solamente un año y estamos pendientes de cubrir el resto con la partida de libre disposición del Plan de Infraestructuras Locales 2009-2012, que permite a los Ayuntamientos hacer uso de este dinero para cubrir sus deudas, si demuestran que realmente están atravesando una situación de déficit También con otra partida que incluimos en los Presupuestos de Navarra, a través de una enmienda, para sanear un poco la economía del Ayuntamiento. El hecho de usar la partida de libre disposición del Plan Trienal nos impedirá ejecutar obras de ese tipo en los próximos cuatro años. Y, por otra parte, para que el préstamo de tesorería se convierta en uno a largo plazo necesitamos un Plan de Viabilidad, que ya tenemos preparado, pero no aprobado. Sólo es cuestión de que el Gobierno de Navarra nos dé las últimas indicaciones. Con todo esto, nos pondríamos al día de los pagos, lo que no significa que el Ayuntamiento estaría entonces bien, ya que se han reducido enormemente los ingresos, vía impuestos , sobre todo, por el tema de la construcción y porque no es buen momento para vender el patrimonio.

Incluso le han rebajado el sueldo...

Sí. Ha sido una especie de moción de censura y he tenido que volver a mi trabajo, al que me reincorporé ayer día 1. Pero todo esto no es más que una estrategia más para que me vaya, solamente eso. No tiene nada que ver con el déficit que atraviesa el Ayuntamiento, no seamos ingenuos. El déficit existe, pero la solución no es ésta. Además, el hecho de que yo esté aquí como alcalde es 100% rentable, porque mi sueldo me lo he ganado con creces sólo con las gestiones que he realizado. Encima, lo que yo iba a cobrar se fijó tras un acuerdo con Javier Acarreta, de APC, atendiendo a lo que cobraba el anterior alcalde, el de Corella, y la dedicación que yo iba a prestar. Se hizo una regla de tres, de tal manera que si por cinco días se cobra esto, por tres esto. Y así salió mi sueldo. Luego, ellos (UPN) se abstuvieron en la votación porque consideraban que el alcalde debe tener dedicación exclusiva porque un pueblo como éste así lo requiere. Y total, que ahora, si vuelvo a mi trabajo, tendré que dedicar menos tiempo.

El presupuesto festivo se aprobó por unanimidad, pero esto no viene siendo lo habitual en el Salón de Plenos que preside. ¿Será posible el entendimiento en esta legislatura?

Absolutamente imposible. Pero porque ellos no quieren. Lo único que quieren es poner las cosas cuanto peor, mejor, para ver si pueden echarnos del Gobierno. Eso ha sido así desde el principio y el hecho de que hayamos llegado un acuerdo en la Comisión de Cultura, que es una comisión en la que no suele haber problemas, para aprobar el presupuesto, es lo mínimo que podíamos hacer.

¿No cree que con esta actitud perjudican un poco a todo el pueblo de Cintruénigo?

Es que, si el acuerdo es imposible, es por parte de ellos. Nosotros, desde el principio, hemos intentado que entraran a gobernar, que cogieran concejalías, que aprobaran unos presupuestos, que nos hicieran llegar sus propuestas e incluso sacarlas adelante. Hemos intentado consensuarlo y no ha habido manera. No se aprobaron los presupuestos en 2008, tuvimos que prologarlos, los de 2009 los aprobamos por las justas, etc.

Pese a todo, algunos proyectos han salido adelante, ¿no es así?

Así es. Pese a todo, vamos a construir nuestro colegio de Infantil, que nos ha costado 2,3 millones de euros, el 100% financiado; vamos a ampliar el colegio de Primaria Otero II, de 6 a 12 años, con un coste de 900.000 euros, financiados también el 100%. Y todo ello, no por el Departamento de Educación, sino fruto de la negociación de este equipo de gobierno a la hora de elaborar los presupuestos de Navarra. El dinero de Zapatero nos lo vamos a gastar en un colector para que no se inunden las casas (700.000) y en un almacén municipal (500.000).

De todos modos, creo que lo más importante que hemos hecho, al margen de las obras, lo más importante que hemos hecho ha sido abrir las ventanas del Ayuntamiento de par en par, para que corra el aire, ver dónde está el dinero que se llevaban, quien se lo llevaba, quien se intenta esconder detrás, etc. Para airear un poco esto.

¿Cómo está el asunto de la Caja B?

El tema sigue en proceso judicial y de momento no hay grandes novedades. Alguien tendrá que explicar lo que sea cuando llegue el momento.

¿Cuáles son tus retos como alcalde?

La utopía es que Cintruénigo necesita unos gobernantes con un mínimo de responsabilidad, eso está clarísimo. Es lo que están reclamando los vecinos de este pueblo y es lo que necesita por encima de cualquier obra. Un mínimo de responsabilidad, que piensen en el bien común por encima del rendimiento político o el intentar derrocar a un gobierno para ponerse ellos. Y si esto es lo que se quiere, pues que se haga bien. Que nos digan: “señores, no lo estáis haciendo bien, queremos que os vayáis y nos ponemos nosotros”. Eso es democracia y eso es lo correcto, no el ir por detrás y hacer guarrerías como la del sueldo.

En alguna ocasión, la oposición le ha criticado por no asistir a los actos religiosos, ¿acudirá este año a la procesión de la Virgen de la Paz?

El Ayuntamiento va a todos aquellos actos que tiene acordados. Yo, en dos ocasiones, no acudí a la procesión de Semana Santa porque me encontraba de vacaciones, por motivos de agenda con mi pareja. Pero al resto, siempre he acudido. Incluida la del Corpus Cristi, a pesar de que en la Junta de Gobierno Local se acordó el no asistir. Fui en calidad de padre, pero fui. Y no hay más. Me podrán criticar por otras cosas pero no por esto. Voy muy cristianamente y muy católicamente a los actos religiosos, aunque yo no lo sea tanto.

Por último, ¿qué mensaje quiere lanzar a todos los cirboneros, en vísperas de sus fiestas?

Pues aprovecho para felicitarles las fiestas a todos y desear que nos relajemos todos un poquito, que disfrutemos, que estemos al lado de los nuestros, de nuestros amigos y familiares, y que recibamos con los brazos abiertos a la gente que venga que fuera.