Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 18 de abril de 2021
  • Actualizado 19:33

TUDELA

50 vecinos de Cascante piden el traslado de una subestación

1202893623.jpg
50 vecinos de Cascante piden el traslado de una subestación

Alrededor de 50 vecinos de la urbanización Ciudad Jardín de Cascante se concentraron el pasado lunes en las puertas de la subestación que Iberdrola tiene junto a sus viviendas (en la N-121-C, carretera Tudela-Tarazona) para pedir el traslado de la instalación “fuera del casco urbano”.

Los vecinos, que también han recogido firmas de apoyo en la localidad, decidieron llevar a cabo esta protesta tras tener conocimiento de la ampliación de la subestación, que en breve sustituirá dos transformadores de 4,5 MVA por otros de 10, ampliando la potencia instalada hasta 20 MVA. “De unos años a esta parte hemos estado moviéndonos para intentar que nos quitaran la subestación que tenemos adosada a nuestras casas y la única respuesta que hemos tenido por parte de Iberdrola ha sido que se iba a ampliar”, explicó Marina Martínez, una de las vecinas afectadas, algo con lo que se mostró categóricamente en desacuerdo. “Entendemos que tiene que evolucionar para dar respuesta a las necesidades de energía ya que, además, abastece a otras localidades, pero no adosada a nuestra casa”, afirmó. Y es que los vecinos recuerdan que cuando fueron a vivir allí tan sólo había un pequeño transformador. “Entonces, desde el Ayuntamiento, nos dijeron que si necesitaba crecer, la iban a llevar a otros terrenos y ahora nos preguntamos dónde ha quedado eso”, afirmó la vecina.

Apoyos

Y es que además de la falta de bienestar que ocasiona la presencia de la instalación junto a sus viviendas -afirman que emite unos sonidos que antes no se producían-, los vecinos se muestran preocupados por el influjo de las ondas electromagnéticas que emite y los efectos que estos pueden ocasionar en la salud.

Los 78 vecinos de la urbanización -cuyas casas más próximas a la subestación se construyeron como Cooperativa Virgen del Romero- esperaban que el pasado día 11 comenzaran las obras de ampliación, ya que el viernes anterior un camión había descargado diversos elementos y material para llevar a cabo la intervención. “El ayuntamiento no tiene constancia de ningún permiso de obra y el vecindario más próximo a la subestación debería haber recibido de Iberdrola una notificación de las actuaciones a realizar con las fechas previstas”, señalaron los vecinos, quienes afirmaron contar con el apoyo de todas los partidos políticos del Ayuntamiento.