Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 20 de septiembre de 2019
  • Actualizado 21:06

La inutilidad del PSOE

La inutilidad del PSOE

Empieza a ser una tradición navarra que el PSN se abstenga para que gobierne UPN. Llega un punto en el que es normal que el votante asiduo no sepa muy bien qué sentido tiene votar al Partido Socialista de Navarra. La labor del PSN en los últimos años ha estado más orientada a facilitar un gobierno de derecha que a presentar una verdadera alternativa de izquierdas. 

Resulta complicado decirse de izquierdas a la par que se defiende una abstención que facilite el gobierno de UPN, PP y Ciudadanos en la Comunidad Foral. Difícilmente se puede ser de izquierdas cuando se abren las puertas a políticas neoliberales, a medidas económicas que abogan por una liberalización del tejido industrial, o a una mayor privatización de lo que deberían ser servicios de todos. Lo de este partido empieza a ser de una hipocresía absoluta. Carecen de vergüenza y me cuesta pensar que la hayan conocido. ¿Qué finalidad tiene votar al PSN en Navarra? 

PSOE, ese partido que se define como federalista, pero que no deja que actúen de manera federal sus diferentes filiales. Ese partido republicano, pero que acepta la monarquía. Ese partido contrario a las mafias policiales, pero que presenta dirigentes que han estado contratando a Villarejo. No crean ustedes que el votante socialista se siente estafado. Sabe de sobra lo que hay. Sabe quién manda y lo acepta con gusto. Habría que saber hasta qué punto ese votante no socialista, pero que en esta ocasión optó por el PSN, se siente engañado con su voto, eso sí.

Da la impresión de que la derecha puede permitirse una cierta moralidad que los demás no. El Partido Popular puede pactar con total tranquilidad con un partido de extrema derecha como VOX pero recriminar que el PSOE lo haga con Bildu EH. La hipocresía no se escapa de una Navarra Suma que exige al PSN unos principios que ellos mismos no se aplican. La situación es la misma: VOX es tan franquista como Bildu EH etarra.