Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 18 de octubre de 2019
  • Actualizado 00:49

El próximo 20 de octubre Argia Ikastola será de nuevo la anfitriona del Nafarroa Oinez,  la fiesta de las ikastolas de Navarra y por extensión la fiesta del euskera. Toda la comunidad que conforma la ikastola lleva más de un año trabajando para que todo esté listo para esta cita, para que todo salga bien y para que las personas que se acerquen ese día a visitar Tudela, disfruten con todas las actividades organizadas. 

Este Oinez me toca vivirlo desde una perspectiva distinta pero no menos ilusionante, como excooperativista de Argia Ikastola. Desde mi posición actual y con la distancia que te da el paso del tiempo, quiero poner en valor, la labor tan importante que realizan las madres y padres de Argia Ikastola.

Cuando decides matricular a tu hijo o hija en Argia ikastola, cada uno lo hacemos por diversos motivos, todos ellos importantes y esenciales para tomar esta decisión: estás eligiendo el centro escolar donde educarlos, donde aprenderán infinidad de cosas, forjarán amistades, relaciones y, para mí muy importante, conformarán su posición en el mundo, la actitud que tomarán en la sociedad que les toque vivir. Que tú elijas un centro u otro no significa o no te asegura el éxito de tu apuesta, pero sin ninguna duda pone los cimientos para que las expectativas que pones en su educación discurran por el camino que has elegido. Luego la vida y lo que ellos elijan hará lo demás, hasta conformarlos en personas adultas.

Argia Ikastola, es la ikastola de la Ribera. Esto que lo repetimos o lo escuchamos tantas veces ¿qué significa? Significa que tiene un modelo pedagógico propio, con materiales y proyectos propios, avalados por la experiencia y el trabajo de todos los profesionales de las 106 ikastolas que existen, significa que ofrece un modelo plurilingüe, en el que la lengua vehicular es el euskera y significa que es una cooperativa en el que los valores de la solidaridad y el auzolan están presentes en el día a día del centro.

En este último punto, el cooperativismo, es donde entra de lleno el trabajo de las familias de Argia Ikastola. En ningún otro centro las madres y padres van a tener la posibilidad de implicarse tanto en la educación de sus hijas e hijos. Es parte de la esencia de la ikastola y para mí es uno de los pilares que la conforman en un proyecto atractivo, distinto y motivador.  Cuando nuestros hijos e hijas nos ven trabajar por  su ikastola, porque su educación nos importa, están interiorizando valores de compromiso, implicación y esfuerzo por conseguir las metas que se proponen. Valores todos ellos valiosos para el futuro que les espera y que nos espera, cuando la sociedad esté en sus manos. 

Argia Ikastola te da esa posibilidad, el trabajar por la educación de tu hijo e hija, en un contexto donde, de verdad, eres parte activa y esencial, así que seguro que los padres y madres de Argia Ikastola volverán a darlo todo, disfrutando del trabajo y siendo un ejemplo de compromiso, implicación y esfuerzo. Valores cada día más difíciles de encontrar en nuestras vidas y que debemos de reconocer y reivindicar en el futuro de nuestro hijos e hijas.

Por todo esto estoy segura que el 20 de octubre el Nafarroa Oinez volverá a ser un éxito. Izan Argi!