• Diario Digital | Domingo, 15 de Julio de 2018
  • Actualizado 20:59

Nuestra cámara

Tudela debe trabajar la falta de luz en sus calles y plazas durante las tardes-noches de invierno. En los parques infantiles del Queiles, por poner sólo un ejemplo, al atardecer se puede perder, literalmente, a los niños, porque no se les ve, y esto perjudica ese ‘hacer ciudad’ que pretendemos.