Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:19

¡Todo sigue igual!

El viernes se conmemoraba el 40º aniversario de la muerte del dictador Franco y por ello estos días hemos podido escuchar voces a favor y en contra de aquel tiempo pasado, mientras seguimos asistiendo, impotentes, a la pérdida total de libertades en lo económico, laboral y social.

El debate ha girado en torno a lo ‘malo’ que fue el Franquismo, lo que aún no se ha hecho, o a la contra, ensalzando cuanto dio de sí, y ese es justamente el problema: la pena que da ver el escaso recorrido que hemos andado en este tiempo en el que el país se ha atascado, poniéndose en manos de los 35 cuatreros del Íbex, ‘dictadores’ de este t¡empo que cuentan -a sueldo- con políticos de medio pelo, mediocres, cortoplacistas, sin programa, sin proyecto, pero que sirven tan bien a su amo que éste los ‘coloca’ y engorda a posteriori de por vida.

Mientras González o Aznar, por mencionar sólo a dos y bien representativos, cobren ‘por los servicios prestados’, nunca llegaremos a nada en este país que curas e Inquisición frenó y que estos vividores de la palabra, amantes del paraiso fiscal y terrenal en el que viven, consentirán, a nuestra costa, pesar y retroceso eterno, al margen de otras dictaduras.