Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:17

¡Que no te engañe la vida!

¡Que no te engañe la vida!

Estos días estamos viviendo la pantomima de la fiesta de los muertos, que ahora se corona con la chorrada del ‘Halloween’ ese. Palabra que viene de la contracción de “All Hallows’ Eve”, ‘Víspera de Todos los Santos’, y que no deja de ser una tradición nuestra en el fondo, aunque toda ella convertida en una supina estupidez fruto del ‘merchandising’ y el vacío colectivo social.

Lo que antaño era ahuecar una calabaza o una sandía y meterle una vela para llamar la atención de los niños por la noche, es ahora toda una parafernalia que sigue pasando de puntillas por la efeméride de verdad, que no es otra que recordar a los que se han ido, siendo plenamente conscientes de la fortuna que es vivir y seguir aquí siendo uno mismo.

Eso es lo importante, aunque a todos parece que se nos ha olvidado, hasta el punto que nos dejamos llevar y ‘compramos’ esos comportamientos que nos brindan como magníficos, para estar alejados de nuestro ser y nuestra humanidad más pura.

Entre tanto, asumimos como propios, y buenos, sentimientos y maneras que nos alejan de nosotros mismos, mientras pasa la vida como si nada y nuestro espíritu se revuelve en sus adentros, contemplando el vacío que arrastra tanta mentira y tanta porquería... ¡Que no te engañe la vida! ¡Vive cada día como si fuera el último, por si acaso, y déjate de máscaras y ruido ajeno!

Mariano N. Lacarra

Director