Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 21:47

¡En menuda encrucijada nos encontramos!: Primero se lían la manta a la cabeza, y haciendo una lectura parcial del Amejoramiento, recuperan la figura de la Policía Foral. Después la inflan de agentes sin dotar al cuerpo de encaje real entre Guardia Civil y Policía Nacional, y ahora se preocupan porque la mayoría sindical del ente se desmarca y anda a la gresca... ¿A quién sorprende?

Vamos a ver, bonito fue ver boinas rojas entre tanta gorrilla yanqui, pero, ¿porqué no se aplicó -del todo- el Amejoramiento y, en contraprestación, se redujo la presencia de otros Cuerpos de Seguridad del Estado en la misma proporción?

Hemos encarecido el servicio y tenemos acorralada a la ciudadanía con una presión policial única en el mundo y sorprendente para esta Europa que se cae a pedazos, mientras unos y otros buscan su hueco.

Ahora, los colorados, no saben para qué, ni dónde están, mientras nadie sabe o se atreve a perdirles, en serio, que cubran los muchísimos huecos que deja la decadente Policía Municipal, servicio completo del que carecen muchas entidades locales por falta de capacidad...

¿Qué nos está pasando? ¿Tanto cuesta organizarlos, dignificarlos y ordenar su trabajo realmente? ¿Tanto tiempo libre tienen que sólo se preocupan de sus prebendas y derechos?

Mariano Navarro Lacarra

Director