• Diario Digital | Domingo, 19 de Agosto de 2018
  • Actualizado 11:55

El Bertsolarismo, Bien de Interés Cultural Inmaterial, ¿y las Jotas?

El Bertsolarismo, Bien de Interés Cultural Inmaterial, ¿y las Jotas?

El Gobierno de Navarra, a instancia de una solicitud presentada por la Asociación Nafarroako Bertsozaleen Elkartea, ha declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial el Bertsolarismo. La decisión resulta acertada, pero se ha quedado corta, muy corta... ¿Y las Jotas? ¿Qué pasa con ellas si responden -o respondían- a esa misma impronta trovera?

Pío Baroja en sus escritos hablaba del "humilde versolari" describiendo un personaje que, desde la sencillez, improvisaba juegos del lenguaje, música pura, con las que le cantaba las cuarenta a todos, o construía chanzas y hermosas rimas de riqueza intelectual, literaria y hasta amorosa. Del mismo germen nace la Jota, por ello reclamamos que se haga lo mismo con ellas y se las eleve a la categoría de Bien Cultural Inmaterial.

Bertsos y Jotas están quedando relegadas a Certámenes, Festivales y Concursos, porque se ha perdido, o se está perdiendo, la naturalidad y expresividad con la que se improvisaban en Tabernas y reuniones de amigos y familiares, pero para proteger a ambas, al menos, se debe reconocer su común sentido y origen trovero, esencia humana en su más pura expresión...

¿Para cuándo la Jota, Bien de Interés Cultural Inmaterial?