• Diario Digital | Jueves, 21 de Febrero de 2019
  • Actualizado 00:13

San Valentín 2019

¡Hola Valentín!

¿Qué tal majo? ¿Dando la vuelta un año más, no? 

Recordándote un poco…Según la enciclopedia católica, fuiste  uno de los tres mártires ejecutados en tiempos del Imperio Romano. Médico  que  te hiciste sacerdote. Por aquellos tiempos,  El emperador Claudio  II prohibía  casarse a los jóvenes porque a su juicio los solteros sin hijos eran mejores soldados. Sin embargo, Tú consideraste  injusto ese decreto y le  desafiaste. Lo hiciste  casando en secreto a parejas jóvenes. Luego, claro…esto llegó a oídos del emperador y  te llamó a Palacio. Hablaste con él del tema y aunque al principio te  escuchó  y le interesaba lo que escuchaba,  finalmente fue disuadido por  el gobernador de Roma y mandó decapitarte, allá por el 270… ¡Que pobre…y tú que querías hacer un bien…!

Como al final te has quedado ahí insistiendo con esto del amor mira a ver  si pones un poco más de interés hijo mío porque esto se te escapa de las manos.

No sé si te das cuenta  que hoy en día el Amor ya no es estable; es versátil, cambiante y voluble, muy débil y fácil de manipular. La sociedad de alguna manera demanda a la flexibilidad en todo y parece ser que en el amor tristemente también.

Fíjate tú hasta qué punto todo esto se  va de madre  que ahora resulta  que la Psicología recomienda cambiar de pareja cada cinco años para ser felices así que menudo  trabajo les queda a los que casan a las parejas…tendrán que cambiar su discurso diciendo: - “Prometes serle fiel, amarle, cuidarle, respetarle, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza…etc,etc, hasta dentro de cinco años…¡ Madre mía, que liada!...Ya les vale.

En fin, Valentín…Que a menudo empiezo a quedarme presa del más absoluto desconcierto.

Pero no solo te van a caer chaparrones. También hay que felicitarte por todas esas parejas que sigues manteniendo y que con el paso de los años ahí siguen con el amor, la pasión y la felicidad, el cariño, las risas, el espacio de cada uno, el saber admirarse, comunicarse, comprenderse, acompañarse, sincerarse  el uno con el otro… y sobre todo tienen esa fortaleza para seguir adelante.

Así que, No matemos el amor, obviamente, lo es todo en la vida.