• Diario Digital | Martes, 19 de Marzo de 2019
  • Actualizado 05:48

¿Quién manda en la Mancomunidad de Residuos?

¿Quién manda en la Mancomunidad de Residuos?

A punto de terminar la actual legislatura y antes de las nuevas elecciones de mayo, nos preguntamos quién toma las decisiones en la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera. En principio están representados en la Junta todos los grupos políticos y los cargos principales están ejercidos por miembros del PSN e Izquierda Ezquerra-Batzarre, al igual que antes lo estuvieron por UPN y PP. Sin embargo, la impresión que se tiene es que la administración de la Mancomunidad está en manos de personas que velan más por los intereses de la empresa adjudicataria, FFCC, que del bienestar de los vecinos, que somos los que pagamos el servicio.

Uno de los puntos acordados en el Pacto por la Regeneración del Casco Antiguo es: “Seguir trabajando junto con la Mancomunidad de la Ribera, responsable de la Recogida de basuras, y con la contrata de Limpieza viaria, para establecer horarios de recogida de basuras y limpieza que permitan el descanso del  vecindario”. Tras numerosos escritos dirigidos a los “responsables” de la recogida de basuras sobre los horarios nocturnos y tras obtener su silencio por respuesta, se continúa tristemente comprobando que se sigue sin respetar el derecho a descansar. Habitualmente la recogida de basuras se hace alrededor de las 7 de la mañana y, con frecuencia antes, a las 3, a las 6… Prácticamente todos los días, y en especial los fines de semana, con cierta predilección por las madrugadas de los domingos o festivos, los enormes camiones de la basura interrumpen el sueño. Porque además, al ser ser la recogida selectiva pasan camiones de vidrio, residuos orgánicos, papel y envases. Y se ha pedido a la Mancomunidad el horario del paso de los camiones, pero se ha ocultado esta información a la Asociación de vecinos.

Los camiones van por direcciones prohibidas, a veces marcha atrás, con el consiguiente ruido de la alarma, los contenedores son arrastrados en lugares inaccesibles en los que no caben esos camiones grandes…; por lo tanto, producen unas molestias que podrían evitarse cambiando los horarios de recogida de residuos y utilizando unos camiones más pequeños. De hecho, en la anterior legislatura la Mancomunidad de Residuos compró un camión pequeño para tener mejor movilidad en las estrechas calles del Casco antiguo. ¿Dónde está ese camión?  En Tudela se han sustituido estos vehículos a un sistema lateral de recogida de los contenedores. Pero en el Casco antiguo no se ha hecho nada. ¿Por qué? ¿Culpables? Unos que no informaron y otros que no preguntaron por ese camión. Resultado: que en el casco antiguo estamos tan mal como antes. Y sigue sin haber un plan para mejorar la recogida de basuras: en la Mancomunidad de Residuos dijeron que lo habían elaborado y que podría costar 80.000€ a las arcas del Ayuntamiento de Tudela. La Asociación de vecinos solicitó el informe, pero no sólo no nos lo han entregado sino que, al preguntarles a los responsables sobre su contenido, reconocieron que no lo habían leído. Sin comentarios...

En relación con esto, hay que reconocer que se ha cambiado la ubicación de algunos contenedores, que estaban estratégicamente colocados en los lugares más visibles. Esto depende del Ayuntamiento de Tudela. No obstante, sigue habiendo muchos aspectos mejorables. No se han ocultado en zonas como el Ayuntamiento y en otras siguen presidiendo y afeando el espacio público de lugares tan transitados como Herrerías, San Jaime, Calle Verjas, etc. No se limpian suficientemente ni los contenedores ni sus entornos, ya que son los encargados de la recogida de basuras los que han de hacerlo y no los responsables de la limpieza viaria.

¿Qué ocurriría si se incendiasen contenedores en el casco antiguo con la cercanía que tienen a las viviendas y la dificultad de su accesibilidad? Recientemente ha habido algún desgraciado ejemplo de este tipo el 6 de marzo en la calle Ferial o el 28 de octubre en la avda. Santa Ana, ambos en Tudela. También hace poco se incendió un contenedor de envases en el aparcamiento del Liceo. No trascendió porque los vecinos y el barrendero que estaba trabajando apagaron el fuego, pero podrían haberse quemado coches, árboles y resto de contenedores. De todo esto tiene constancia la policía municipal.

Capítulo aparte tiene el asunto de los voluminosos, que tampoco han solucionado ni parece que tengan interés en cambiar su insuficiente modelo de recogida. Hace un par de años anunciaron la creación de un “Punto limpio”, cercano al casco urbano, que, con suficiente información a los tudelanos, sirviese para evitar escenas de abandono de enseres domésticos en la calle, en particular los fines de semana. ¿Seguimos esperando?

Desde la AAVV del Casco antiguo se viene pidiendo desde hace mucho tiempo una mejora del sistema de recogida de basuras, de manera que se moleste lo menos posible, y que los contenedores no acaparen los lugares más emblemáticos y turísticos del casco histórico. Es preciso insistir que este barrio es además residencial y que, por sus particularidades urbanísticas, tiene que tener un tratamiento diferenciado al del resto de Tudela.

El Pacto por la Regeneración del Casco antiguo debe estar no solo en el Programa electoral de todos los partidos sino que tienen que vincular al máximo en su cumplimiento. El avance es tan lento que cunde el desánimo. Si de verdad se cree en la importancia de rehabilitación del casco histórico los responsables políticos que elijamos y que deberían dirigir la Mancomunidad de Residuos han de luchar por su rehabilitación y no propiciar su abandono.

Contenedores Liceo

Nuria Romeo y Juan Luis Chueca
AAVV del casco antiguo de Tudela