Plaza Nueva

  • Diario Digital | Lunes, 24 de Junio de 2019
  • Actualizado 20:22

Más cambio, más izquierda

La propuesta de IUN-NEB para ganar al frente de derechas.

Más cambio, más izquierda

En mayo de 2015 se produjo un vuelco político histórico en Navarra. La derecha y los pactos de la derecha con el PSN perdieron la mayoría en las instituciones tanto en el parlamento como en la mayoría de ayuntamientos. Se produjeron diferentes alianzas post-electorales que posibilitaron gobiernos de cambio, así como el desarrollo de políticas centradas en las necesidades cotidianas y materiales de la gente. 

Por primera vez desde la transición _también en toda la historia de Navarra_ se podían fraguar unas nuevas mayorías sociales y políticas mediante acuerdos entre el nacionalismo vasco, la izquierda y nuevas formaciones emergentes.

Por primera vez acuerdos plurales podían desalojar del poder institucional a la derecha, ya que también por primera vez ni siquiera sumando a sus votos los del PSN alcanzaba la mayoría.

Esto hizo posible negociar entre diferentes acuerdos de gobierno, sustentados en programas de gobierno que priorizaron la agenda social y el reconocimiento y convivencia de la pluralidad identitaria de Navarra.

Estos acuerdos programáticos se tradujeron en el cambio de los gobiernos municipales y de Navarra. Para el cambio en el Gobierno de Navarra, Izquierda-Ezkerra, Podemos, EH Bildu y Geroa Bai negociamos un Acuerdo Programático que ha sido la hoja de ruta esta legislatura.

Partíamos en 2015 de una situación de brutales recortes sociales y presupuestarios, con decenas de miles de personas en Navarra víctimas de la crisis-estafa económica, de los desahucios, la precariedad y la pobreza. 

Partíamos además de una Hacienda Foral que el gobierno de UPN había dejado en quiebra, con una tesorería que no daba ni para pagar las nóminas.

Desempleo masivo y pobreza que eran la consecuencia de las políticas especulativas, de la economía del ladrillo y el endeudamiento masivo, del despilfarro en obras faraónicas, de los recortes demoledores en los servicios públicos, de las privatizaciones de la educación, la salud, la cultura y los servicios sociales. 

A partir de esta desoladora realidad, el cambio producido en 2015 ha supuesto un cambio de rumbo. La dirección, el foco de la acción política, se ha redirigido en buena medida hacia lo social, hacia la inversión en las personas y lo público. El cambio ha supuesto empezar a situar el centro de la acción política en la construcción de una sociedad inclusiva y cohesionada, de una sociedad que garantice también la convivencia de las plurales identidades de la ciudadanía navarra. 

Encarando ya la recta final de la legislatura, desde IUN-NEB nos reafirmamos plenamente en que la decisión que tomamos en mayo-junio de 2015 de apoyar y participar en el proceso de cambio en Navarra fue absolutamente necesaria y acertada. 

Una decisión con la que desde nuestras posiciones de una izquierda transformadora no nacionalista, hemos aportado y dejado nuestra huella en el cambio producido. 

Participar y construir el cambio frente a UPN fue la decisión que la sociedad navarra, la decisión que sus clases populares y trabajadoras, necesitaban. En ese cambio demandado por la mayoría social de Navarra se situó la izquierda útil, necesaria y valiente que ha sido y que es Izquierda-Ezkerra.

Es necesario recordarlo porque lamentablemente veníamos en Navarra de una larga historia de decepciones respecto a hacer realidad el cambio frente a UPN. Una larga historia de frustraciones y decepciones protagonizada por el PSN.

El PSN había fallado una y otra vez (en 1996, 2007, 2011 y 2014) a esa demanda, a esa necesidad de cambio de la mayoría social de Navarra.

En 2015 fuimos la izquierda, sin miedos y ataduras a los poderes fácticos y las élites de Navarra, que dio el paso decisivo de apoyar y participar sin complejos en el cambio social y plural. Estuvimos a la altura de las circunstancias priorizando el cambio social y político en beneficio de las clases populares, y estamos orgullosos y orgullosas de ello.

También ha habido estos años desencuentros en el cuatripartito, y lo que para nosotros son en algunos casos fracasos.

Son desencuentros o fracasos el rechazo de Geroa Bai a poner en marcha la Banca Pública, la falta de acuerdo para impulsar cambios más ambiciosos en la fiscalidad de las grandes empresas, la decisión de Geroa Bai de apostar por el TAV de la ruina impuesto por el gobierno central, la negativa del Gobierno de Navarra a cumplir el acuerdo alcanzado para reducir al mínimo la carga horaria de la enseñanza religiosa o también no haber negociado y acordado un Plan de Empleo.

Igualmente la apuesta por el desarrollo de la enseñanza pública no se ha producido con la velocidad e intensidad que esperábamos. Ha habido que pelear por el mantenimiento de unidades escolares públicas, no se ha abordado suficientemente la modificación de la normativa de escolarización para una distribución equilibrada, no clasificadora y plural del alumnado, y el pacto para la mejora de la calidad de la enseñanza pública, tan necesario, ha llegado con retraso. 

Son estas asignaturas pendientes y prioridades para el futuro próximo, y por lo tanto formarán parte, entre otras, de nuestras propuestas programáticas en 2019.

La mejor aportación que desde IUN-NEB podemos hacer hoy a las clases populares de Navarra, y la continuidad del ciclo de cambio iniciado en el Estado en 2015, es que el cambio en Navarra vuelva a ganar en 2019 con más peso de la izquierda no nacionalista transformadora.

Esa será nuestra mejor aportación también en clave de lo que nos jugamos en Navarra y en el Estado. Que el cambio vuelva a ganar en Navarra será nuestra mejor y más valiosa aportación a una salida de la crisis de régimen en un sentido social y democrático frente a la salida autoritaria y oligárquica que la derecha y los poderes económicos, con aval de la monarquía, están preparando.

La decisión que tomará la sociedad navarra en mayo aparece cada vez más clara: o gana y se refuerza por la izquierda el cambio social y plural, o gana el frente de derechas que en Navarra y todo el Estado (Andalucía ha sido el primer paso) conforman UPN/PP, Ciudadanos y Vox.

Por todo ello, por lo que nos jugamos en Navarra y en el Estado, IUN-NEB volcará todas sus fuerzas en las elecciones forales y municipales de mayo de 2019 para que el cambio social y plural vuelva a ganar; para que las mayorías de cambio se mantengan y crezcan, reforzando el peso de la izquierda no nacionalista y sin giros a la derecha como los que el PSN está proponiendo.

Hemos alcanzado un acuerdo de coalición con nuestros aliados de Batzarre para renovar Izquierda-Ezkerra para los años 2019-2023. Es un acuerdo importante y positivo que ha sido ratificado en consulta directa por la afiliación de IUN-NEB.

Izquierda-Ezkerra fue decisiva para que el cambio fuera posible en 2015, fue también determinante para que el Acuerdo Programático tuviera claros contenidos sociales y de izquierda y ha sido imprescindible estos tres años y medio para que avanzar en su cumplimiento.

En IUN-NEB estamos preparados para dar la batalla por la continuidad del cambio y el reforzamiento del peso de la izquierda. Estamos preparados para cerrar el paso al autoritario y reaccionario frente de derechas y para que Navarra siga avanzando con más cambio y más izquierda.

Marisa de Simón Caballero
Coordinadora IUN-NEB