Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 25 de agosto de 2019
  • Actualizado 01:07

.Pedro Sánchez será el próximo Presidente de Gobierno. Pero antes vamos un poco de historia

Otoño de 2016, Pedro Sánchez, es obligado a dimitir del PSOE para facilitar, con la abstención de su partido, la investidura de Mariano Rajoy. Pedro Sánchez parecía muerto políticamente, y PSOE, con un Podemos pujante también.

Enero de 2017, sólo apenas unos meses después, de los palos en la rueda de sus propios compañeros de partido, que le hicieron caer, Sánchez anuncia su candidatura a las primarias, parafraseando a Podemos, VUELVE, y vaya si volvió.

18 de Junio de 2017, Sánchez es Secretario General del PSOE, dispuesto a contrarrestar a Podemos, algo ya debilitado por sus continuas disputas internas. Su primera decisión importante como jefe de la oposición es apostar la aprobación del famoso 155.

Un año y medio de tibia oposición, esperando su momento, y su momento llego en Mayo de 2018, en forma de sentencia de Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel, en la que señala que el PP es partícipe a titulo lucrativo. El 1 de Junio de 2018 Pedro Sánchez es presidente de Gobierno. Hasta aquí su historia es simplemente increíble, para que luego digan que los sueños no se cumplen. Pero la cosa no iba a quedar aquí, ahora empezaba su escalada en las encuestas.
 
La sola presencia de Sánchez como jefe de la oposición elevo en el CIS (pre-Tezanos), seis puntos la intención de voto, disparándola hasta los 24,9 puntos, (en el anterior Podemos y el PSOE estaban empatados). Primera encuesta tras su elección como presidente, y con Tezanos al frente del CIS su intención de voto se dispara hasta el 37% de los votos, aunque en favor de Sánchez diré que con el método anterior ya era líder en intención de voto con el 30%. Ya no bajaría de la primera posición.

Juro el cargo sin simbología religiosa, impulso la La Ley de Memoria Histórica, dotando de más derecho a las víctimas del franquismo, intentó exhumar el cuerpo de Franco de Valle de los Caídos, acogió al Aquarius, que llevaba un mes vagando por el Mediterráneo. Y subió el SMI a 900€, la mayor subida de la historia.

El 13 de febrero los votos de la derecha y algunos partidos regionales tumbaron los presupuestos de Sánchez, y ante esta tesitura, se apresuro a convocar elecciones (no vaya a ser que coincida con el final del juicio de Procés y una posible aventura en solitario de Errejón) a sabiendas que saldría reforzado. No se equivocaba.

El 26 de Abril, se celebraron elecciones, con uno de los datos de participación más alto de la historia (que vienen los fachas!!), y se consumaban los mejores augurios para Sánchez, eliminaba (de momento) la amenaza de Unida Podemos, y el PSOE se convertía en el partido mas votado con 123 escaños (+38) y una clara ventaja sobre el PP con 66 (71 menos!!!). Además ganaba enteros en Europa, siendo uno de los representantes (con Portugal) del socialismo europeo que no ha entrado en barrena, y que tendrá una influencia nada desdeñable para elegir los puestos en las altas esferas europeas, escenificada en su visita al Eliseo un día después de las elecciones.

Y ahora retomo la actualidad, Sanchez tiene la mano ganadora puede pactar a izquierda y derecha con Ciudadanos, hasta Díaz Ayuso ha deslizado una posible abstención pero vayamos a la opción mas plausible. Unidas Podemos, aliado natural del PSOE, con una influencia limitada con sus 35 escaños (24 menos), esta en plena negociación para formar gobierno. ¿El principal escollo? La presencia de gente de Unidas Podemos en el gobierno, posiblemente Iglesias. Lo que pide es lógico y normal, a Sánchez se le ve el plumero, quiere ser presidente con votos de Podemos, y sin independentistas (gracias Esparza) y aprobar las leyes importantes con Ciudadanos.

Pero Iglesias tiene un problema y es que Sánchez tiene todos los ases bajo la manga, solo tiene que decir “repetición de elecciones” y a Iglesias le temblara la voz en la próxima reunión, viendo los resultados en las nacionales y autonómicas, y la división interna, no es muy difícil prever que a Unidas Podemos no le va a ir muy bien. Además el argumento de Sanchez para atacar a Iglesias (¿os jugáis dinero?) será que no hay un presidente de izquierdas por culpa de la egolatría de Iglesias, argumento que se comprará fácilmente, viendo el culto al líder que hay en Podemos (vuELve). 

Así pues, se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que el muerto ha renacido y tiene cuerda para rato.

Un aficionado